Tanto la Red Legal en Derechos Humanos como la ICW LATINA y la Red PMA en Guatemala, dieron a conocer a través de diferentes medios que existe desabastecimiento de antirretrovirales y medicamentos profilácticos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), necesarios para garantizar la atención de las personas con VIH afiliadas al dicha entidad. Uno de los medicamentos que están en desabastecimiento es la combinación de lopinavir con ritonavir, conocido como Kaletra®.

Uno de los medicamentos más problemáticos en el sistema de salud de Guatemala ha sido Kaletra.

Se confirmaron las denuncias de pacientes que asisten a la Unidad de Consulta Externa de Enfermedades La Autonomía, que al 2016 brindaba atención a 2,656 personas con VIH, de los cuales 76% son hombres y 24% mujeres. Vale hacer un paréntesis frente a este dato, ya que confirma que los hombres tienen mayor cobertura de seguridad social que las mujeres.

Buscando explicaciones

Al consultar la página de Guatecompras.gt, sistema en el cual las instituciones del estado, incluido el IGSS, deben registrar sus eventos de compras, se puede conocer que para los medicamentos lamivudina y maraviroc se realizó todo el proceso de compra y se está en espera de recepción del producto en los próximos días, según la disposición de proveedor.

Para el caso de lopinavir/ritonavir (conocido como Kaletra®), llama la atención el evento registrado con el código: 3109488 en el cual se da a conocer la necesidad de adquirir a través de una compra directa de 22,200 tabletas de 200mg/50mg, frente a la cual no se presentó ninguna propuesta y fue declarado desierto. Sin embargo este medicamento cuenta con un contrato abierto adjudicado a la empresa J&Cohen que habría señalado que no tiene stock hasta la tercera semana de marzo.

El monopolio que tiene J&Cohen sobre lopinavir/ritonavir se ha convertido en una barrera para el acceso a medicamentos, en este caso, debido a falta de stock, aunque también ha mostrado abuso de posición de dominio con precios muy superiores a los ofrecidos en otros países de la región. Guatemala depende de un único proveedor para abastecer a los pacientes que desde el mes de enero no reciben el medicamento.  De acuerdo con un comunicado del IGSS, el director, Luis Zamora, informó que se mantienen los esfuerzos por garantizar el abastecimiento, sin embargo, dichos esfuerzos no han sido efectivos, ya que hay personas que se han quedado sin medicamentos.

Para la sociedad civil que trabaja por los derechos de las personas con VIH, esta situación ha sido constante desde el 2017; se han establecido mesas técnicas con la procuraduría de los Derechos Humanos, pero no han tenido un impacto real.

Berta Chete de ICW Latina y la Red PMA, manifestó que para los pacientes esto provoca otros problemas ya que en la búsqueda de los medicamentos, que les obliga a ir cada semana al establecimiento de salud, se enfrentan a problemas laborales, económicos y sociales, además de las complicaciones de salud.  “Algunas referentes han reportado al movimiento que desde el mes de enero se ha venido corriendo el despacho de sus recetas. Cada vez más la atención es irregular, actualmente hay dos médicos para más de 2,000 pacientes; el modelo actual no cubre una atención integral, no hay atención de Papanicolaou ni de otros servicios. La atención que se recibe es de cinco minutos, únicamente se les toma la presión y el peso”, dijo Chete sobre la atención en el IGSS.

La activista también señaló que existe fragmentación de esfuerzos que debilitan las acciones de la sociedad civil para incidir de manera más fuerte en las estructuras estatales.

Seguimiento

Rocio Samayoa manifestó que una solución emergente que está impulsando el IGSS y el Ministerio de Salud es facilitar un préstamo para abastecer a los pacientes.  De manera adicional, se está revisando los reglamentos de ambas instancias para tratar de “empatar” medicamentos, para ello se ha constituido una mesa técnica entre el Ministerio y el IGSS a fin de hacer cambios a corto plazo.

A largo plazo se encuentra la iniciativa de ley de VIH que se encuentra en el Congreso de la República la cual contempla la revisión de protocolos y facilitaría las compras a menor costo.

La Red Centroamericana de Personas con VIH (REDCA +) también se unió a la petición de atención adecuada y público un comunicado al respecto que puede ser leído aquí.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.