Por segunda ocasión, Guatemala llevó a cabo la realización del estudio, impulsado por Rodrigo Pascal, activista en Derechos Humanos y ex delegado de ONUSIDA y quién ha sido precursor de este proyecto a nivel mundial.

En octubre de 2016 se gestaron las primeras reuniones para la búsqueda de recursos que permitan lograr este esfuerzo, tanto ONUSIDA, PNUD, HIVOS (con recursos del Fondo Mundial), Gente Positiva y la Universidad de San Carlos, a través de la dirección de investigación –DIGI, fueron aliados que se sumaron a este esfuerzo y conformron un comité impulsor.  Es la primera vez que la academia se involucra en llevar a cabo un estudio de esta magnitud, realizado a nivel nacional.

Ricardo García (ONUSIDA) en presentación del Índice de Estigma y Discriminación.

El comité facilitó no solo los recursos durante el 2016 y el 2017, sino también sus espacios físicos para cubrir las necesidades del Índice. Se acompañó a los consultores en las gestiones tanto del Comité de ética, como del Ministerio de Salud Pública, se involucró en la contratación del personal, que reuniera los requisitos establecidos para llevar a cabo el trabajo de campo.  Organizaciones de la sociedad civil, como OTRANS-RN, facilitaron tablets para levantar la información en tiempo real. Estos y otros aportes de sociedad civil fueron importantes para finalizar el proceso.

Algunos resultados del Índice

Llama la atención que han sido pocas las personas que han compartido su diagnóstico públicamente (menos del 1%), éste se comparte principalmente en el núcleo familiar cercano, padres, esposos e hijos. Esto está vinculado al miedo de las personas a que su condición de VIH sea conocida por su entorno social, ya que el ser blanco de murmuraciones fue reportado de manera importante dentro de los actos discriminatorios percibidos por las personas con VIH.

Otro dato interesante que aporta el Índice se refiere a mujeres transgénero, quienes han tenido menor tiempo de haber sido diagnosticadas y llegan tardíamente a los servicios de salud, lo cual repercute en su tiempo de sobrevida,

Por otro lado, es importante señalar que se continúan realizando operaciones de esterilización sin consentimiento, tanto en hombres como en mujeres, aunque en menor porcentaje que en el pasado; este tipo de prácticas llevadas a cabo por servidores de salud que antepusieron sus prejuicios y el poco conocimiento del avance del VIH se debiera suprimir totalmente, ya que es violatoria de los derechos humanos.

La Campaña "No construyas barreras, No más discriminación" fue lanzada por ONUSIDA.

Estos factores limitan el ejercicio de una vida saludable, donde la persona pueda desarrollarse, tener una familia, un trabajo e hijos.  Los mismos se han convertido en parte de una estructura que se asienta en la pobreza y la falta del desarrollo humano.

Todo este esfuerzo ha sido necesario para obtener la generación de evidencia que sustente el desarrollo e implementación de políticas nacionales e intervenciones programáticas para la protección de los derechos de las personas con VIH, reflejan también la necesidad de abordar de manera integral la respuesta de país al VIH.

Para leer el Informe del estudio completo, haga click aquí.

No más discriminación

El evento también sirvió de escenario para la presentación de la campaña “NO CONSTRUYAS BARRERAS, NO MÁS DISCRIMINACIÓN” impulsada por ONUSIDA Guatemala. El Doctor Ricardo García, director de país, manifestó que este es un aporte a la sociedad Guatemalteca, para la lucha contra el estigma y la discriminación, e invitó a que todos y todas respondan al cuestionario en línea: https://es.surveymonkey.com/r/CeroDiscriminacion

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.