Por Carla Huanca.-

En Bolivia, según datos del Programa Departamental y Nacional de ITS/VIH/Sida, en 2017 había 19.151 personas con VIH, de las cuales 7.210 recibían tratamiento antirretroviral (TAR). El inicio del TAR se determina por el estado clínico de la persona diagnosticada con VIH, conforme a los resultados de la carga viral y recuento de CD4. El éxito terapéutico del TAR se da cuando la persona se adhiere al tratamiento, es decir que cumple el tratamiento. La adherencia superior al 95% hace que el virus no siga multiplicándose y que la persona con VIH logre una carga viral indetectable  y mejore su sistema inmunológico.

Una persona con VIH lee la Guía de Educación Terapéutica.

De forma contraria, el fracaso terapéutico se da debido a múltiples factores relacionados con la adherencia al TAR, entre algunos de ellos se menciona los siguientes: la mutación genética y la resistencia a ciertos medicamentos y tratamientos del VIH, el factor inmunológico de la persona (edad, estado nutricional, etc.) y factores externos (acceso al tratamiento, barreras del sistema de salud, el entorno familiar, etc.).

Carlos*, es una persona que vive con VIH, mencionó algunas causas del fracaso de la adherencia al TAR: “La diferencia entre personas con enfermedades de otras patologías y nosotros es que en ellas el tratamiento es corto, mientras que en las personas que vivimos con VIH, tomar un tratamiento de por vida y acostumbrarse, es lo más difícil. Todos los días tenemos que tomar los medicamentos. Por ahora, los medicamentos se han reducido, es solamente una tableta por día; pero algunas personas, como en mi caso, tomamos 5 tabletas, y es complicadísimo. Muchas veces es el cansancio de la persona y muchas veces el olvido mismo, hay momentos cuando estás trabajando se te va la ahora (…) algunos medicamentos se tienen que tomar con alimentación y tenemos gente muy pobre que no tiene ni para comer y a veces toman el medicamento y de repente el organismo rechaza, no porque ellos quieran rechazar. Entonces todos esos factores, a la persona le desmotiva”.

La firma del consentimiento informado es un requisito fundamental para la realización de la prueba de VIH.

Bajo este panorama, recuperamos la experiencia de la “Educación terapéutica” desarrollada en  el departamento de Cochabamba, como una herramienta que permite la adherencia óptima al TAR. Entre los años 2013 y 2015, el Instituto para el Desarrollo Humano de Bolivia (IDH), realizó una investigación denominada “Estudio comparativo entre pacientes con  VIH: Educación Terapéutica para alcanzar una carga viral indetectable”, a partir de la cual elaboraron la: “Guía práctica de educación terapéutica (ET) dirigida al personal de salud para preparar y mejorar la adherencia al tratamiento antirretroviral”.

En el estudio participaron 44 personas con VIH, 30 hombres y 14 mujeres (22 con ET y 22 sin ET). La aplicación de la guía incluye 2 fases: la primera vinculada a la realización de un diagnóstico integral y la segunda contempla el acompañamiento y seguimiento.

Karina Rojas, psicóloga y miembro del equipo de investigación del IDH, mencionó detalles de la realización del diagnóstico: “La educación terapéutica es un proceso educativo en el que individualmente se trabajan temas para abordar con la persona que vive con VIH (…) el primer tema es el conocimiento que tiene de VIH, el apoyo de su entorno, los aspectos psicológicos, su autoestima, si consume o no bebidas alcohólicas, también la parte clínica, si está en etapa VIH o en etapa sida, o si tiene enfermedades oportunistas, y finalmente se evalúa la adherencia que tiene al tratamiento, si toma en hora, si se olvida, si se retrasa, entonces se llena esta primera fase y a partir de ello ya tienes información sobre qué es necesario reforzar con cada uno de ellos.”

Las pruebas rápidas permiten acercar el diagnóstico a las personas.

Los resultados de la aplicación de la ET con las personas que participaron evidenciaron que su nivel de conocimiento sobre VIH y el TAR aumentó en 45,4 %, el  apoyo de su entorno familiar se incrementó en 52, 4%, particularmente en las personas que no tenían suficiente apoyo, su percepción de la enfermedad mejoró en 39,2%, su autoestima aumentó en 51% y tener un proyecto de vida en un 45%. Asimismo mejoró su estado clínico, la regularidad de la consulta y disminuyeron los efectos adversos al medicamento.

Carlos fue una de las personas que recibió la ET y comentó su experiencia: “Creo que personalmente me ayudó muchísimo para poder entender más sobre el tratamiento, porque aquí te indican cómo se tienen que tomar los medicamentos, en qué momento se puede hablar con la familia, o quienes nos pueden apoyar de la familia para el acompañamiento a los centros de salud; es bastante la contribución que hemos recibido y nos ha ayudado a fortalecernos primero como personas y a asimilar que tenemos derechos y deberes que tenemos que cumplir y hacer cumplir sabiendo que tenemos VIH. Creo que sería buenísimo que el Estado lo absorbiera como parte del equipo de salud (…) A mí me ha ayudado muchísimo y ahora yo también lo replico con las personas que acompaño”

Respecto a la aplicación de la metodología de la ET en el sistema de salud público boliviano, Rojas manifestó: “Esta guía que proponemos es replicable (…), la hemos socializado con personal de salud (público), pero nos hemos topado con la dificultad del tiempo (…) porque el sistema público atiende a muchas personas a diario, entonces no se dan el tiempo para un tratamiento integral, como propone la ET.”

Si bien el IDH, con el apoyo de Pan para el Mundo (Alemania), socializa la guía de la ET con el personal de salud que atiende a personas con VIH a través de los diferentes eventos que organiza; es necesaria la incorporación de experiencias como esta, no solo en el actual manual de normas para la atención integral a personas con VIH o sida, sino también en la atención de los diferentes centros de salud públicos en Bolivia.

De esta manera, la ET pretende generar espacios de corresponsabilidad entre las personas con VIH y el personal de salud, siendo cada uno consciente de la responsabilidad del otro -y también de la propia- para garantizar una óptima adherencia al TAR.

Para obtener más información acerca de la aplicación de la ET:

Instituto para el Desarrollo Humano

info@idhbolivia.org

Facebook: @IDHBolivia

Twitter: @idhbol

Teléfono: +591 4 4118315

*Utilizamos un nombre ficticio para preservar su identidad

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.