Por Patricia Espinoza.-
La historia de JL puede ser como la de muchas personas que han sido diagnosticadas con VIH. Nació en agosto de 1986 en Santa Barbará, Municipio de Zamora, Estado de Barinas, Venezuela, el mayor de cuatro hermanos. Licenciado en Educación, el 9 de febrero de 2017 ingresó con su pareja a Perú luego de un viaje en bus desde Venezuela cruzando Colombia y Ecuador.

Según datos de la Oficina de Migraciones, a la fecha hay unos 330 mil venezolanos en Perú. Foto: LaRepública.pe

JL recibió su diagnóstico de VIH en 2013. “Al principio el sistema de salud iba normal pero el problema se agudizó entre el 2015 y el 2017. Tocaba comprar los medicamentos. Aunque el sistema menciona que es gratis, cuando te dirigías a buscar los medicamentos el farmacéutico te decía que no había y que él lo podía encontrar, pero el costo era demasiado elevado, más de un sueldo mínimo”, relata JL. Y continúa: “De la misma forma, para la elaboración de los exámenes en el Ministerio de Salud, nunca había reactivos para llevar el control; eso fue lo que nos hizo decidir, a mi pareja y a mí, salir de Venezuela, buscar nuevas oportunidades y sobretodo poder vivir. Además empezó la discriminación social y política. Por la parte política no compartíamos la ideología de ellos, que era el chavismo y el PSUV, después de ello se agudizó por la cuestión de alimentos y de medicinas; cuando llegaban al momento de comprar la comida siempre había discriminación, nos decían ‘ustedes son hombres, ustedes no tienen hijos, no militan con nosotros’. A lo último nos vendían a nosotros las sobras del evento en el cual se repartía”.

Cada día, más de 35 mil venezolanos cruzan el puente internacional Simón Bolívar en la frontera entre Colombia y Venezuela para huir de la crisis. Muchas de estas personas se dirigen hacia el Perú; según datos de la Oficina de Migraciones, a la fecha hay unos 330 mil venezolanos en Perú. De ese total, cerca de 50 mil ya obtuvieron el permiso temporal de permanencia (PTP), un documento que regulariza su situación migratoria durante un año, lo que les permite trabajar, estudiar y acceder a servicios de salud públicos.

La ONG Unión de Venezolanos en Perú brinda ayuda a migrantes en los trámites para la obtención del carnet de extranjería.

JL y su pareja vienen trabajando en diversas labores y sienten que han quedado atrás esos momentos desagradables que vivieron: “La escasez de trabajo, la inflación del día a día que nos come, la falta de medicamentos, por ello fue la decisión que tomamos de venir al Perú y la acción que más nos hizo venir aquí a pedir refugio fue la de salud, por mi diagnóstico médico”. La discriminación también fue un factor decisivo a la hora de tomar la decisión de emigrar. Según cuenta JL, “la misma comunidad nos rechazaba, nos insultaba, nos decía ‘maricones de mierda, maricos del coño, ojalá que se mueran, ojalá nunca les den medicinas, ojalá que esto siga así para que el gobierno no traigan esas medicinas, no tienen derecho de vivir’ y un sinfín de cosas más; además de ello hubo muchas ocasiones que nos agredieron físicamente y en toda oportunidad nos defendimos”.

Empezar de cero con un único objetivo: llevar una vida digna

El 11 de abril de 2017, JL y su pareja solicitaron refugio en Perú. “Fuimos a Migraciones pensando que todavía había chance del PTP y nos dijeron que eso era para las personas que habían ingresado hasta el 2 de febrero, y que las únicas formas para poder permanecer aquí eran tener un contrato formal de trabajo, casarse con una peruana o pedir refugio. Nosotros necesitábamos acceder a algunos beneficios de salud”. Quince meses después de iniciar todos los trámites ya cuentan con un carnet de extranjería gracias a las gestiones de la ONG Unión de Venezolanos en Perú y a la buena voluntad de Migraciones, quienes evaluaron su solicitud.

“Somos muchos los que necesitamos ayuda con el tema de medicamentos y atención. En Venezuela están violando flagrantemente nuestros derechos humanos. Todos los países deben crear mejores mecanismos de protección y atención a las personas que vivimos con VIH, deben brindarnos asesorías migratorias para facilitar nuestra regularización”, concluye JL.

Por su parte, Oscar Pérez, director de la ONG Unión de Venezolanos en Perú, explicó que “esta asociación civil ha sido creada con la intención de brindar apoyo integral a ciudadanos venezolanos desplazados a Perú a causa de la grave crisis humanitaria que vive Venezuela”. Por otro lado, la ONG Grupo Impulsor de Vigilancia Sobre Abastecimiento de Medicamentos Antirretrovirales (GIVAR) registró al menos 20 casos de venezolanos con VIH que llegaron a Lima para retomar sus terapias y controlar la infección. Según GIVAR, se han recibido 32 correos electrónicos de ciudadanos y parejas con niños que desean obtener información sobre la entrega de medicamentos en el Perú, que les permita asegurar su salud.

Más información:

Unión de Venezolanos en Perú

Móvil: 991161459

info@unionveneperu.com

http://www.unionveneperu.com

Grupo Impulsor de Vigilancia Sobre Abastecimiento de Medicamentos Antirretrovirales (GIVAR)

coordinacion@givarperu.org

(01)4839317 – (01)2660746 – (01)4810392

Dirección: Calle Henry Arredondo 201, San Martín de Porres – Lima 31

http://givarperu.org/

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.