Por Fabiola Lorenzana.-

En Guatemala, la prevalencia del VIH entre las personas trans, los hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH) permanece elevada: 24% para las primeras y 10,5% para los segundos; porcentajes que no se han visto reducidos de acuerdo a lo esperado. De hecho se han incrementado, de acuerdo con los datos obtenidos por la Encuesta Centroamericana de Vigilancia del comportamiento sexual que en 2012-2013 indicaba una prevalencia del 8,9% para la población HSH. Las intervenciones de cambio del comportamiento, aunque efectivas, continúan siendo insuficientes para lograr un cambio positivo “permanente” en cuanto a la prevención del VIH. Esto vuelve relevante considerar otras opciones en las que nos encontremos activamente involucrados.

¿Soy capaz de prevenir el VIH?

La clínica ofrece múltiples servicios orientados a hombres gais y otros hombres que tienen sexo con hombres.

Actualmente, las guías de varios países recomiendan una nueva estrategia de prevención del VIH: la “profilaxis pre-exposición (PrEP)”. Esta consiste en la administración de medicamentos a personas no infectadas que presentan una alta exposición y susceptibilidad al virus. Esta estrategia, vinculada al uso del condón, puede reducir casi totalmente las posibilidades de infección.

Ahora bien, ¿es factible su implementación en Guatemala? ¿Quiénes tienen acceso a la PrEP? ¿Cuáles son las barreras para la implementación de esta nueva estrategia? ¿Por qué no se ha adoptado en el sistema público para la prevención del VIH?

En Guatemala se encuentra una organización que ha sido pionera en la implementación de la PrEP: el Colectivo Amigos contra el Sida (CAS). El CAS es una organización que trabaja en favor de los hombres gays y bisexuales brindando atención en salud, pruebas gratuitas de VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), así como seguimiento médico.

César Galindo, director de CAS, nos cuenta que en 2014 comenzaron con la implementación de servicios clínicos para fortalecer la cascada de atención del VIH y que actualmente entregan la PrEP a la población que atienden: a la fecha cuentan con 34 usuarios aunque solamente 14 se encuentran activos. Este proyecto funciona a nivel central en la ciudad de Guatemala, ofertando esta alternativa a sus usuarios.

Al momento, la PrEP posee un costo bastante bajo (U$D 80 por mes) en relación al costo de mercado, lo que permite la sostenibilidad del proyecto. El uso de la PrEP ha demostrado una reducción de las posibilidades de infección en las personas que toman la pastilla todos los días, con niveles más altos de protección contra el VIH.

César Galindo, Director de Colectivo Amigos contra el sida.

No presenta efectos secundarios en la mayoría de los usuarios, y, de presentarse, desaparecen durante las primeras semanas de toma. Nos indica César Galindo que, para proveer este servicio, “se desarrollaron los protocolos, se implementó la ruta de atención, se negoció con la farmacéutica y empezamos a ofrecer la PrEP a demanda de los usuarios. Pero con un bajo perfil por la fuerte oposición generada en los sectores de la respuesta al VIH”, aclaró.

Las barreras con las que se han topado en la implementación de esta estrategia han sido registradas por CAS, quienes han documentado la experiencia desde los facilitadores y mediante varios estudios de aceptabilidad. Estas barreras son principalmente de acceso y económicas, dado que no toda la población tiene el poder adquisitivo para garantizar su consumo de forma permanente, y es accesible solamente para población del área central.

A la fecha, CAS está en coordinación y apoyo con la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y espera aumentar el número de usuarios en PrEP, dado que han logrado establecer acuerdos de obtención de medicamentos genéricos, que harán mucho más económico el acceso a esta tecnología de prevención.

Según Galindo, otros actores se han sumado a esta iniciativa, formando una mesa técnica. En la próxima fase del proyecto del Fondo Mundial se ofrecerá gratuitamente a una cohorte de 800 personas de las poblaciones clave. Asimismo, según una fuente del Programa Nacional de Sida de Guatemala, el tema ha sido incluido dentro del Plan Estratégico Nacional de VIH y Sida recién finalizado, con la propuesta de realización de un proyecto piloto.

Premian iniciativa

La experiencia ha sido documentada en un Estudio de Caso que recibió el premio de investigación Robert Carr 2018. El estudio no solo documentó el establecimiento de la primera clínica PrEP en la región, sino también evaluó como los operadores analizaron y trataron de mitigar las barreras que impiden el acceso de hombres gay a este nuevo método de prevención del VIH.

“Este premio es un importante reconocimiento a ese esfuerzo que también genera un nuevo compromiso en CAS de continuar nuestro trabajo para la eliminación del VIH en la comunidad gay y bisexual que ha sido afectada tan fuertemente por esta epidemia, tanto reduciendo nuevas infecciones como mejorando la salud de los afectados por el VIH” dijo Cesar Galindo-Arando, director del CAS.

Con el apoyo de Icaso, en la próxima Conferencia Internacional de sida, a realizarse en Ámsterdam el próximo julio, Galindo acompañará la Ponencia en Memoria de Robert Carr. La cita será el 24 de julio a las 15.00 en el salón 2 de la Aldea Global.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.