El pasado miércoles 25 de julio, fue encontrado en su vivienda el cuerpo sin vida del joven Anthony Said Dalmaci, un adolescente gay de apenas 13 años de edad. El cuerpo de Anthony  presentaba múltiples  golpes en el rostro y otras partes del cuerpo, así como signos de violación y ahorcamiento.

Según datos obtenidos por las autoridades, el asesino entró a la vivienda cuando el joven se encontraba solo y aprovechó para cometer el horrendo crimen que hoy entristece  a la familia y genera un gran temor en la comunidad donde residía el joven y los grupos GLBT.

Anthony, a quien apodaban Frekita, cursaba el octavo año de la educación básica, vivía con sus padres en un sector céntrico en la ciudad de Santo domingo. Según contó su hermana Meybis a Corresponsales Clave, Anthony era un chico común que tenía las aspiraciones de una persona de su edad y estudiaba con el apoyo de sus padres, quienes lo aceptaban tal como era.

Por el hecho se encuentra detenido Emilio Félix, de 59 años de edad, vecino de Anthony y principal sospechoso, pero hasta el momento se desconocen los motivos que pudieron haberlo llevado a cometer el crimen. Por su lado la Policía Nacional no ha ofrecido ningún tipo de información a sus familiares ni a la prensa, solo se ha limitado a decir que están en la fase de investigación. Mientras que Meybis exigió justicia a través de Corresponsales Clave. Al cierre de esta nota no se le había sido impuesta mediada de coerción o prisión preventiva al presunto agresor.

Ante este caso, entrevistamos a Yilbert Telemin, presidente del Voluntariado GLBT y reconocido activista y político dominicano, quien expreso que hasta el momento ninguna organización de la sociedad civil ha dado la cara para exigir que sea aclarada la muerte de Said ni para mostrar apoyo a la devastada familia.

“Desde el Voluntariado GLBT, organización defensora y promotora de los derechos fundamentales de los gay, lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT) esperamos que este crimen tan horrible contra este niño de apenas 13 años sea investigado a profundidad y que el o los culpables paguen ante la justicia dominicana y no quede impune por tratarse de el asesinato de un gay”, expresó Telemin.

En el país se hace urgente  la necesidad de tomar  medidas eficaces que contribuyan a frenar los crímenes vinculados a la intolerancia, la homofobia y la discriminación. Durante el año 2017 y lo que va del 2018 un total de ocho hombres gay han muerto de forma violenta por crímenes de odio. Telemin también recordó el caso de José Batista Figueroa, conocido como Boca Chula, quien fuera ahorcado y golpeado por desconocidos en Puerto Plata, al norte de República Dominicana, el 22 de julio de 2016; caso que aún no ha sido resuelto.

El colectivo GLBTI  dominicano se ha fortalecido en los últimos años y ha ganado un gran espacio; pero, del mismo modo, han surgido grupos que promueven el odio y la homofobia provocando un sentimiento de inseguridad a esta población en los espacios públicos. En este contexto, se requiere la acción urgente de las autoridades para sancionar los crímenes de odio.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.