El proceso para conformar una alianza o consorcio surge a partir del tercer Foro Latinoamericano y del Caribe, llevado a cabo en Haití en noviembre del 2017, donde el Fondo Mundial presenta los primeros borradores del eventual llamado a propuestas regionales, enfocadas en la sostenibilidad de las poblaciones claves.

En ese mismo mes, en el marco del diálogo de alto nivel de la ICW Latina, las nueve redes regionales: Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Mujeres Positivas(MLCM+),  la Comunidad Internacional de Mujeres(ICW), la Red Centroamericana de personas con VIH (REDCA+), la Coalición Internacional para la Preparación para el Tratamiento (ITPC/LATCA), la Red Latinoamericana y del Caribe de personas con VIH (RedLa+), la Red de Jóvenes Positivos de América Latina y del Caribe (J+LAC), la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales, la Red Latinoamericana y del Caribe de personas trans y GayLatino, inician un diálogo para fortalecer sus procesos de comunicación y coordinación para construir actuación colectiva y fuerza regional.

Las 6 redes y el equipo de HIVOS se reunió en reiteradas ocasiones.

Bajo una serie de premisas, las redes de personas con VIH y las redes de poblaciones claves deciden conformar dos consorcios para presentar dos propuestas, que de alguna manera se complementaran entre sí; en ese proceso, el MLCM+, ICW, REDCA, ITPC/LATCA, RedLa+ y J+LAC se unen para construir una propuesta que diera respuesta a las necesidades de las personas con VIH de la región acorde a los lineamientos del Fondo Mundial.

Después de varias reuniones virtuales y presenciales con el acompañamiento técnico de Hivos, así como de otras organizaciones como ONUSIDA, OPS/OMS y PNUD, las 6 redes, con HIVOS como receptor principal, en julio de 2018, en la Ciudad de Panamá acuerdan conformar la Alianza Liderazgo en Positivo y presentar al Fondo Mundial su propuesta denominada “Mejorando la calidad de vida y disfrute de los derechos humanos de las personas con VIH en América Latina, accediendo a una atención integral y diferenciada, en una región con Estados que responden efectivamente, ofrecen calidad en los servicios y mejoran la inversión de presupuestos para la sostenibilidad integral de la respuesta al VIH.”

El Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, el pasado 30 de octubre notificó a  la Alianza Liderazgo en Positivo e Hivos la aprobación de su propuesta por un monto de US$10.5 millones; de ellos US$5.8 millones corresponden a la solicitud inicial y los recursos restantes es el excedente del monto total para la región, los cuales han sido pre asignados a la Alianza, para lo cual La Alianza e Hivos deben hacer un ajuste a su propuesta que incluyan actividades dirigidas  a poblaciones claves; estas nuevas actividades deberán ser revisadas y aprobadas por el Panel de revisión Técnica (PRT) del FM en los próximos meses.

La Alianza Liderazgo en Positivo deberá integrar a las otras poblaciones clave en una única propuesta al Fondo Mundial.

Conversamos con Sergio R. Montealegre B., Gerente de Desarrollo de Programas para Derechos Sexuales, Diversidad y VIH para Latinoamérica en Hivos y uno de los articuladores de los procesos de la Alianza Liderazgo en positivo, y Sandra Arturo, coordinadora Regional del Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Mujeres Positivas parte de la alianza de liderazgo en positivo, para conocer cuáles fueron los principales acuerdos y desafíos de la alianza de redes de Personas con VIH de América Latina y el Caribe.

Para Sergio Montealegre es importante resaltar que “las seis redes se reconocen como estructuras autónomas que tienen un tema en común, que son las personas con VIH; en donde se cruzan otras interseccionalidades como el ser hombres gay, HSH, mujeres y hombres trabajadores sexuales, población trans, mujeres, jóvenes y adolescentes; además de ser VIH positivos, tienen sus propias particularidades, lo que amerita otras miradas y tipos de intervención acorde a los subgrupos a los que pertenecen y no solo desde punto de vista biomédico; por lo que en la construcción de la propuesta, se decidió abordar esa diversidad dentro de las personas con VIH e ir más allá del acceso a antirretrovirales solamente, por lo que hablar de sostenibilidad de los servicios de salud, (…) los servicios deben considerar estos otros aspectos de las persona con VIH para su atención integral.”

Dada las recomendaciones del PRT, la Alianza Liderazgo en Positivo e Hivos, deberán integrar actividades que atiendan la necesidades y particularidades de las poblaciones clave para la prevención del VIH y la sostenibilidad de los servicios; desde esta mirada, la Alianza e Hivos reconocen la importancia de abrir el diálogo con las redes reconocidas a nivel regional, que aglutinan y representan las necesidades y luchas de los hombres gay y otros HSH, mujeres trabajadoras sexuales, población trans y usuarios de drogas; a fin de fortalecer sus procesos, tendientes a la sostenibilidad de la respuesta regional del VIH.

Sandra Arturo, por su parte, mostró su entusiasmo frente a la noticia y señaló que para el Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Mujeres Positivas (MLCM+) es un hito histórico: “… es una satisfacción muy grande haber trabajado con las redes de personas con VIH y la aprobación del proyecto por el Fondo Mundial, donde todas las personas con VIH van a trabajar en alianza”.

Respecto de la articulación con otras poblaciones clave, Sandra está convencida que “si todos nos ponemos de acuerdo, podemos dejar un legado para las próximas generaciones y que no sientan que en algún momento la historia se partió, las redes de personas con VIH tienen una gran responsabilidad de avanzar hacia la sostenibilidad de los servicios en ITS/VIH/SIDA, en el marco de los derechos humanos e igualdad de género. (…) el MLCM+ tiene toda la voluntad para trabajar con todas sus referentes, ya que es una gran oportunidad de fortalecimiento y articulación para seguir avanzando como alianza de liderazgo en positivo.”

Un punto sobre el que reflexionaron ambos entrevistados fue el enfoque de derechos humanos que deberá tener la respuesta al VIH, solo así se puede integrar la prevención primaria, secundaria y terciaria, la sostenibilidad del tratamiento, las atenciones diferenciadas y el trabajo de promoción de la salud que, en algunos países se ha debilitado significativamente.

Se vienen varios años de arduo trabajo por los derechos humanos y, de manera particular, por el derecho a la salud.   V a tocar a todos las poblaciones poner el hombro.

Adjuntamos en el vínculo la carta de la Red Global de Personas que viven con VIH para Alianza a propósito del resultado de la propuesta. link: http://bit.ly/2SWYWO1

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.