El equipo de Corresponsales Clave instaló la aplicación para su revisión. La herramienta contiene información clave para profesionales clínicos, consejeros, farmacéuticos, prestadores de pruebas del VIH y usuarios actuales o potenciales; aunque salta a la vista que está principalmente dirigida -y en tanto debe ser promocionada- más para los profesionales de salud que para las personas que usarán la PrEP.

La aplicación está diseñada en inglés y español, aunque creemos que la versión en español ha sido adaptada con premura y algunos descuidos. Sus contenidos son básicamente la transcripción abreviada de las guías de implementación de la PrEP de la OMS, publicadas el año pasado, y poca información adicional.

La aplicación está diseñada en inglés y español.

Los profesionales de la salud, además de la información básica sobre la PrEP y su implementación, encontrarán una sección con recursos que incluyen vínculos a páginas en inglés y una herramienta para calcular la creatinina. La única referencia a una fuente de sociedad civil es a PrEP Watch, una excelente herramienta de AVAC, que se encuentra solo en inglés y toda la información sobre acceso y prescripción refiere al contexto de los EE.UU.

En el menú se cuenta con información para consejeros, farmacéuticos y personas que realizan la prueba de VIH, con la información básica extraída de las guías, sin mayores adaptaciones al contexto regional latinoamericano.

La aplicación para los usuarios

Por último, existe una sección para los usuarios de la PrEP, posibles o potenciales, que cuenta con la información básica sobre la PrEP oral. Esta sección carece de información sobre cómo es el uso de la PrEP Oral diario o basado en eventos. En este último caso, en línea con la política conservadora de la OMS, tienen un sesgo que relativiza (y no promueve) la administración basada en eventos, que podría resolver el tema de la baja adherencia a la PrEP diaria, aun cuando su alta eficacia se encuentra también científicamente comprobada. La toma basada en eventos, con una toma durante las 12 horas antes de las relaciones sexuales y los dos días posteriores, es un abordaje que es más tolerable y costo beneficioso para un número significativo de usuarios.

Hay terminología, en particular para las PVVS, que requiere ser revisadas, por ejemplo en la sección dirigida a los usuarios contiene una pregunta: “¿Cuáles son las distintas maneras de permanecer libre del VIH?” En todo caso, sugerimos usar lenguaje sensible sobre mantenerse VIH negativo. ¿Alguién pre-testeó esta herramienta?

En esta sección, la aplicación carece de una “calculadora de practicas de riesgo”, la herramienta que ha demostrado ser más eficiente para acercar a las personas (llamadas técnicamente) en riesgo sustancial a los servicios, porque les permite en forma individual y confidencial completar una encuesta auto-administrada, que con simple cálculo y en base a la información provista por el usuario, recomienda acercarse a un centro y solicitar PrEP.

Construyendo oferta sin la PrEP ni la demanda

En ningún lugar de la aplicación hay información sobre dónde y cómo conseguirla; aunque también debemos precisar que para contar el número de países con programas de acceso a la PrEP en la región sobran los dedos de una mano.

Los problemas fundamentales para el acceso a la PrEP son:

  • La carencia de la PrEP en nuestros países: los Programas Nacionales en América Latina no se han comprometido con recursos técnicos y financieros para implementar programas de acceso a la PrEP a gran escala. Descontando Brasil, los demás países cuentan con apenas una centena de personas en PrEP, sobre todo relacionadas con estudios o protocolos -mayoritariamente privados-, algunos de los cuales se encuentran financiados por la industria farmacéutica internacional. La principal consulta que reciben Quieroprep.org, las ONG de VIH y organizaciones LGTBIQ es: ¿Dónde consigo la PrEP? Una pregunta sin respuesta. Y la aplicación presentada por OPS, como las iniciativas antes mencionadas, fallan en ofrecer esta información, por una sencilla razón: No hay PrEP.


  • La carencia de demanda de PrEP. Hasta tanto un grupo significativo de personas que se pudieran beneficiar de la PrEP y organizaciones (en su representación) no se movilicen exigiendo la PrEP, seguiremos, año a año viendo como su implementación real es una utopía, mientras el número de nuevos casos de VIH se mantiene igual. No existen ni agencias ni donantes interesados en dedicar fondos a incrementar la demanda de la PrEP, por razones quizás muy complejas de describir. Lo único que se hace son talleres, reuniones y webinarios dirigidos a los técnicos convencidos y conocedores sobre como usarla, pero no se logra mover el barómetro para ofertarla y demandarla, al nivel del beneficiario. Nunca sabremos el verdadero costo de esta oportunidad perdida.
  • La integración de la PrEP en un paquete más amplio de servicios. La PrEP es predicada por muchos como la pastilla mágica que resuelve e inhibe la transmisión del VIH y, aun cuando en cierto grado esto es cierto, es altamente limitado. Primero, sabemos que la PrEP es sólo para personas VIH negativas y que los usuarios de la PrEP, en su gran mayoría no usan preservativos. Por eso la PrEP es parte de un abordaje más amplio de la salud sexual de las personas; los centros que ofrecerán PrEP a una escala de impacto en la salud pública, deben ofrecer consejería, condones y lubricantes, la prueba de VIH y el diagnóstico y tratamiento de las ITS, como mínimo. Lograr esto en muchos de nuestros países, como estamos hoy, llevará años.

La narrativa de la PrEP

Parece que en nuestra región se ha “medicalizado” la PrEP en si misma, pues sólo se habla de ella entre médicos y se hace poco por hacerla llegar a quienes la necesitan.

Una de las principales críticas sobre la PrEP es que es una forma de medicalizar la prevención. La prevención requiere del uso urgente de intervenciones biomédicas, pero parece que en nuestra región se ha “medicalizado” la PrEP en si misma, pues sólo se habla de ella entre médicos y se hace poco por hacerla llegar a quienes la necesitan. Se siguen aprobando estudios y protocolos redundantes sobre la PrEP, un buen negocio que desafía los márgenes éticos y que beneficia a grupos mínimos de usuarios.

Las personas que participan en los estudios no seguirán recibiendo la PrEP luego de concluido el mismo, si el gobierno no la provee, ni existen garantías de recibir el tratamiento oportuno de resultar VIH positivos. Como todas las pruebas clínicas que se realizan en esta fértil región para la ciencia, las personas que salen de los estudios (y en este caso resultan positivos, por ejemplo) son entregados al sistema público de salud para su tratamiento. En los países desarrollados, este abordaje no es permitido en ningún estudio.

Entonces, hoy la PrEP sigue siendo “oral”, pues hablamos más de ella de los que hacemos en el mundo real.

Se desarrollan folletos coloridos, y ahora algunas aplicaciones, como si los potenciales administradores y usuarios fueran a utilizar esos medios de información y comunicación. Ya sabemos el destino de un folleto de papel, el piso o el cesto. Algo parecido estamos viendo con las aplicaciones. Los usuarios de teléfonos inteligentes, casi el 100% de la personas en la región, bajan un sinnúmero de aplicaciones que habitualmente no emplean y cuando se quedan sin espacio en el dispositivo las eliminan.

¿Creemos seriamente que los jóvenes gais y trans utilizarán nuevas aplicaciones?

La aplicación presentada, en este caso por OPS, como sucede con tantas otras, termina siendo un folleto en versión de teléfono, con información en menúes desplegables (sin siquiera imágenes) pero ningún otro recurso de interacción como media, videos, cuestionarios o incluso juegos y trivias. Lanzar un App sobre PrEP podría agregar herramientas para crear comunidades de implementadores y usuarios, geo-localización de servicios (si los hubiera), generando incentivos para su uso regular.

Urge construir narrativas transmedia sobre este y otros temas, que no es otra cosa, que un producto de consumo (sanitario). Los principales expertos en el uso de las nuevas herramientas de comunicación des-aconsejan categóricamente seguir desarrollando aplicaciones que no sean para uso puntual: ligue, aerolíneas, reparto de comidas, mapas, banca, etc; ya existen datos sobre su subutilización. Hemos encontrado en las Apps, el nuevo rubro presupuestario que ocupaban antaño los folletos en papel ilustración a cuatro colores. ¿Creemos seriamente que los jóvenes gais y trans las utilizarán o seguirán informándose, por ejemplo, con Instragram, YouTube y un ejército de eficaces influencers?

El tiempo pasa y la gente se sigue exponiendo e infectando al VIH. Lo veremos en cuestión de días con el informe anual de la epidemia que publicará ONUSIDA.

La prevención combinada es teóricamente la mejor herramienta para poner fin a la transmisión del virus y controlar la epidemia. No podemos seguir “predicando para el coro”, debemos salir a implementar, con seriedad, y ofrecer todos los recursos necesarios como la prueba, la PrEP, la PEP y el tratamiento; debemos volver a las calles a exigir que nuestros gobiernos, el Fondo Mundial, las agencias multi y bilaterales sean aliados para implementar, que siempre es más efectivo que continuar conversando.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.