En la búsqueda de acciones orientadas a sensibilizar y concientizar a la población en general y reducir el estigma y la discriminación, este año, la Fundación Vencer involucró a las empresas que se asociaron con la institución.

Así, en días previos a la fecha central, se realizó la campaña «Corta con el SIDA», una iniciativa conjunta con la firma L’Oreal Professionel, organizando por primera vez en Paraguay. Esta campaña busca promover una educación preventiva sobre el VIH-sida, donde un grupo de estilistas de varios salones de belleza se comprometieron con la iniciativa bajo el lema “Peluqueros contra el Sida”; realizando cortes a un costo simbólico. En la misma jornada se realizaron charlas informativas por parte de voluntarios de la fundación.

«Corta con el SIDA» es una iniciativa conjunta con la firma L’Oreal Professionel.

Actividades por el Día Mundial de respuesta al sida

En el acto principal, el primero del nuevo gobierno que asumió el poder el último agosto, realizado en el Ministerio de Salud Pública, estuvieron presentes las más altas autoridades del sector, direcciones, Regiones sanitarias, así como la sociedad civil, un gran número de personas.

En el evento protocolar, Adriana Irun, representante de la Red de ONGS que trabajan en VIH, mencionó en parte de su discurso que “… como sociedad civil, queremos confirmar nuestro compromiso para alcanzar el acceso universal a la prevención, al tratamiento y al apoyo relacionado al VIH. (…) El CONASIDA representa una gran oportunidad de trabajo conjunto; estamos convencidos que la respuesta al VIH, no es responsabilidad exclusiva del ministerio de salud”. Irun criticó la ausencia del Ministerio de Educación, gran ausente en cuanto a políticas públicas de la educación en sexualidad con enfoque de derechos; también hacía falta el  Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, que según la experta debe ser fortalecido en cuanto a su responsabilidad para evitar la pérdida del trabajo por causas vinculadas al VIH; y, finalmente,  el Ministerio de Justicia, instancia que debe asumir con urgencia su responsabilidad con la salud de las personas privadas de libertad. “Es necesario concretar ese espacio de trabajo (en referencia al CONASIDA) donde los compromisos queden asumidos y documentados, (…) cuando hablo de compromisos, hablo de financiamiento, el mejor indicador para medir la verdadera voluntad de un gobierno es en su presupuesto; necesitamos tener presupuesto para prevención del VIH. No queremos que este 1 de diciembre termine en este salón auditorio. Señores, no duden que tendrán encima todas nuestras miradas como veedores comunitarios, para vigilar la implementación de las estrategias que ayuden a disminuir las brechas (en la respuesta)”, finalizó Irun.

Autoridades y representantes de sociedad civil en acto protocolar.

El nuevo ministro de Salud, Julio Mazzoleni, señaló que tenemos mucho por alcanzar y expresó el compromiso firme desde el Ministerio de Salud Pública para llegar a las metas comprometidas. El discurso del ministro, sin embargo, omitió los temas relacionados a los determinantes sociales, y otros determinantes estructurales de la epidemia, entra ellos la discriminación hacia las personas con VIH como una de las principales barreras para acceder al diagnóstico y tratamiento.

Definitivamente, desde las organizaciones de sociedad civil esperábamos que en el discurso del ministro aclare el rumbo que iba a tomar la salud pública en el país, hacia la cobertura universal en salud, hacia el aseguramiento universal en salud y la protección social de las personas con VIH.

A pesar de los avances en la respuesta al VIH, Paraguay tiene muchos pendientes; además de garantizar el acceso a tratamiento, debe proveer el acceso a pruebas específicas de seguimiento, al sistema de salud universal, integrado, gratuito y con máxima capacidad de atención para los casos que se presentan y, sobre todo, evitar la privatización del sistema de salud público.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.