A propósito de la convulsionada situación que atraviesa Venezuela, conversamos con Raiza Farnataro de Arias para conocer sus impresiones y escuchar en primera persona lo que se vive en ese país. La activista nos comentó que la marcha del 23 de enero fue organizada por Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional en Venezuela, quien está haciendo cabildeo directo, apoyado por las organizaciones de derechos humanos, médicos, el sector educación, instituciones de la sociedad civil en su conjunto y  el pueblo en general, cansados de la opresión y la dictadura.

Raiza Farnataro de Arias. Foto: http://www.elperiodicodelara.com

Raiza nos habló brevemente de la caótica situación que viven las personas con VIH y en especial las mujeres ante esta crisis política en el país: “No tenemos estudios de carga viral, CD4 ni CD8. Eduardo Franco y Alberto Nieves, de Acción Ciudadana, estuvieron reunidos con las Naciones Unidas en Estados Unidos y el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria donde se presentó la problemática de Venezuela. (Hubo) meses en donde no ha habido medicamento en los centros de salud”

Pero la particularidad de las mujeres con VIH merece un párrafo aparte: “La situación de las mujeres con VIH esta caótica, para dar a luz por cesárea… eso es un proceso, porque se les piden que compren el bendito kit de bioseguridad, y como los venezolanos ya no los compran porque son costosos -les pide guantes, gorros, cubre bocas-, y hay personas que no cuentan con recursos y cada día está peor; a algunas les han hecho parir. Las mujeres no están empoderadas para defender sus derechos o el de sus hijos, ni siquiera para acceder a la fórmula láctea, no salen a las calles para denunciar, las siento como que están dormidas.

Gracias a un proyecto con AIDS FOR AIDS, contamos con fórmula láctea que me llegan cada tres semanas y les hago llegar a los pediatras en el Hospital y de otra patología les dan la leche durante un año; (a las mujeres) les cuesta mucho ser visible por el temor al estigma y discriminación y entonces salimos las organizaciones y las activistas, a reclamar los derechos de todas las personas”.

Control sanitario o violación de la confidencialidad

En la entrevista, Farnataro también comentó sobre la situación particular que viven en Lara, un estado al occidente de Venezuela: “Estamos siendo violentadas en Lara por la coordinadora del Programa de VIH. Se está solicitando su destitución porque está sellando los medicamentos antirretrovirales con un sello grande de control sanitario del PRONASIDA o del Ministerio de Salud, supuestamente, para que no se vendan (en el mercado paralelo). (…) Cuando una es activista maneja esa situación; sin embargo, en su mayoría, no quieren que ni siquiera sus familiares sepan que tienen VIH”.

“En cuanto a la política cada día estamos peor, (…) necesitamos salir de este gobierno", señaló Farnataro.

Según la activista, estas marcas en los medicamentos ponen en evidencia el estado serológico de las personas y vulnera la confidencialidad del diagnóstico. La práctica de los sellos viene de las atenciones a las trabajadoras sexuales. Hasta ahora, se ha presentado la situación a la Defensoría del Pueblo y se espera que respondan, aunque es previsible que la actual convulsión en el país demore cualquier solución.

Convulsión política y esperanza

La referente del Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Mujeres Positivas (MLCM+) también expresó su esperanza en un cambio en el gobierno venezolano: “En cuanto a la política cada día estamos peor, (…) necesitamos salir de este gobierno; a  muchas mujeres se les entrega su tratamiento vencido, no tienen leche para sus hijos,  las colas que hacemos las mujeres pensionadas toda una noche en la puerta del banco para ver si hay efectivo, si no hay, no se puede montar en ruta, eso quiere decir andar a pie, pasar lluvia, hambre. Solo se cuenta con  harina, spaguetti blanco; los que éramos clase media ya somos pobres porque el dinero ya no nos alcanza. ¡En Venezuela nos morimos de hambre!”.

Ante esta grave y lamentable situación que viven todas las personas y en especial las mujeres con VIH en Venezuela, la representante de la organización Conciencia por la Vida hizo un llamado de solidaridad hacia el pueblo venezolano, el cumplimiento estricto de los derechos humanos para todas las personas.

Las movilizaciones del 23 de enero, la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino y los posteriores apoyos de más de 40 países a esta proclamación, significan un punto sin retorno para la situación de Venezuela, donde su población exige el respeto de los derechos humanos y una vida digna.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.