La respuesta multisectorial al VIH/SIDA de México es, junto al Brasil, un modelo ejemplar pero en ocasiones los cambios políticos pueden y los gestos apresuradamente torpes pueden poner en riesgo décadas de trabajo. El pronunciamiento suscripto por cientos de OSC, habla pos sí sólo. Por ello, luego de algunos comentarios de referentes locales, lo transcribimos en forma literal.

“La intención del gobierno mexicana es eliminar la corrupción en algunas fundaciones y OSC, en particular aquellas de brazo político y de intermediación con las organizaciones comunitarias. Las de trabajo en VIH y temas afín, han demostrado ser eficientes, estar constituidas por las poblaciones objetivo, cuentan con trabajo y experiencia comprobable. Sin nosotros no hay forma de llegar a las poblaciones de difícil acceso y cumplir con las metas nacionales” afirmó Carlos García de León Fundador de Ave de México.

“Enfrentamos una postura ambigua, durante la campaña y en línea con su discurso anticorrupción el Presidente dijo que revisaría las contribuciones de la OSC pero hace unos días envía un comunicado donde refiere terminar con las inversiones en organizaciones civiles y sindicales, para que el estado sea el encargado dar apoyo directo a beneficiarios. En el caso de VIH se trabaja donde no llegan los prestadores públicos y persiste el estigma con las poblaciones clave. Sin duda está siendo mal asesorado no dudo que existan casos, si las dependencias encargadas tienen los filtros necesarios se puede regular mejor. El impacto puede ser fatal, no existe personal suficiente para realizar estas actividades de trabajo entre pares, donde se genera confianza, empatía, entre las diferentes poblaciones”. Luis Adrián Quiroz, Coordinador General de Derechohabientes viviendo con VIH/SIDA del Instituto Mexicano del Seguro Social.

El pronunciamiento

Las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) con trabajo en VIH y otros temas concomitantes, desde su formación como respuesta a la devastación mortal que asoló a miles de mexicanos y mexicanas en las primeras décadas de la epidemia de VIH y el sida, nos hemos comprometido para construir un México con justicia social, igualdad sustantiva, acceso a la educación, la salud, el trabajo, el bienestar y el desarrollo, temas que destierran la posibilidad de “aprovecharse de las poblaciones”.

Somos las primeras en desear que los recursos federales se aprovechen para salvar vidas y construir entornos favorables y favorecedores que, en el mediano plazo, erradiquen el sida y controlen la propagación del VIH, así como que se termine de manera definitiva con la corrupción y el clientelismo político en México. En escasos dos meses y 18 días el actual gobierno mexicano, ha identificado, plenamente, a una decena de organizaciones que han faltado a su misión y visión institucional. Pedimos que no por ello se descalifique al conjunto de OSC que trabajamos honesta y decididamente colocándolas en el mismo nivel que organizaciones y asociaciones políticas de notoria mala fama pública y política.

Somos más las OSC que trabajamos con, para y desde las bases, diariamente y sin desmayo, con compromiso, entereza, solidaridad, ética, entre otros valores, aportando y construyendo un mejor México. Por eso exigimos que se distinga plenamente a las organizaciones que se han faltado aprovechado de las poblaciones motivo de su existencia, de aquellas, -la mayoría- que sí aportamos y colaboramos por un mejor México.

1. En México la participación de las OSC está regulada por la Ley Federal de Fomento a las Actividades de la Sociedad Civil donde se reconoce el papel fundamental de las OSC en laimplementación de políticas y programas públicos y se establece el compromiso de fomentar sus actividades.

2. Somos organizaciones conformadas por las poblaciones en mayor riesgo de adquirir el VIH y/o afectadas por el mismo así como por otras condiciones de vulnerabilidad tales como la criminalización de la transmisión del VIH. No somos ni conservadores, ni de derecha y mucho menos somos intermediarias.

3. Las comunidades afectadas por el VIH nos hemos organizado de distintas formas, somos organizaciones de la sociedad civil (OSC) sin fines de lucro constituidas como asociaciones civiles, fundaciones, organizaciones de base comunitaria, redes; conforme a nuestros perfiles, temas de trabajo o pertenencia a poblaciones específicas

4. Los compromisos adquiridos por México ante su ciudadanía están reflejados en compromisos internacionales tales como la Acción acelerada para poner fin a la epidemia del sida para el 2030 y que incluye a las metas regionales 90-90-903, derivan en compromisos y acciones que modifican el rol de los gobiernos, la sociedad civil y las comunidades para responder eficazmente a los retos que implica una epidemia, incluyendo lo relacionado al uso de financiamiento público en coadyuvancia con las OSC

5. Las OSC hemos construido capacidades técnicas y contamos con ventajas comparativas para hacer eficiente el uso de los recursos públicos. Sin nuestra participación las estrategias de alcance comunitario, los proyectos de prevención combinada, las estrategias dirigidas a las poblaciones clave y las dirigidas a las personas con VIH, están destinadas al fracaso

6. Las OSC tenemos experiencia competitiva para la prestación de servicios y la implementación de estrategias tales como: Estrategias de alcance de poblaciones en contextos de riesgo; Educación entre pares; Distribución de insumos de prevención en lugares de encuentro ;Estrategias de reducción del daño y del riesgo; promoción y realización de pruebas de detección del VIH y otras infecciones de transmisión sexual; Promoción y acompañamiento para la adherencia a tratamientos; Capacitación a servidores públicos; Acciones coordinadas con diferentes instancias gubernamentales; Trabajo con poblaciones privadas de la libertad, en contextos de riesgo, poblaciones móviles, tales comomigrantes, entre muchas otras.

7. El gobierno no cuenta con el capital humano suficiente, capacitado y sensible a las realidades de las poblaciones, en cambio, contamos con ventajas comparativas tales como: Estamos conformadas por las poblaciones afectadas; Tenemos capacidades demostrables para el alcance de poblaciones de difícil acceso; Experiencia en la implementación de estrategias y prestación de servicios dirigidos a poblaciones clave; Experiencia en la implementación de estrategias y prestación de servicios a poblaciones que requieren atención prioritaria por su condición de vulnerabilidad; Conocimiento y uso de las dinámicas, lenguajes y códigos de los sectores comunitarios; Confianza y credibilidad por parte de las poblaciones con las que trabajamos; Las poblaciones confían en sus pares y no perciben juicios de valor por su identidad, comportamiento, orientación o preferencia sexual, actividad o estilo de vida; Evitan que se vuelvan clandestinas algunas conductas que pudieran poner en riesgo la salud de las poblaciones; Hemos desarrollado sistemas comunitarios fortalecidos con habilidades y capacidades para la prestación de servicios y la implementación de proyectos; Facilitamos el cumplimiento del Principio MIPA – Mayor involucramiento de las personas afectadas por el VIH y el Involucramiento Significativo de las personas afectadas por VIH en la respuesta ambas recomendaciones de ONUSIDA

8. El Fondo Mundial para la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, (FM) reconoce el liderazgo de México en la entrega de servicios y en la implementación de proyectos preventivos por las OSC4 con recursos públicos, basados en prevención combinada.

9. De 2006 -año de inicio de esta estrategia- y hasta el 2018, México ha invertido un total de $777,129,511.005. Una inversión modesta, en comparación con apoyos a organizaciones asistenciales e intermediarias y en comparación también al gasto en sida que cada año se realiza en México (aproximadamente $2,500,000,000.00 anuales, solo en por parte de la Secretaría de Salud según revisión de la Medición de Gasto en Sida en México)

10. El proceso cuenta con un robusto Sistema de Monitoreo de Acciones en Prevención (SMAP) para la asignación, monitoreo (presencial o a distancia) y evaluación de proyectos y servicios, bajo un enfoque de corresponsabilidad. Lo que blinda al proceso de selección, implementación y evaluación de las acciones de las OSC, del posible mal uso en el ejercicio de recursos públicos (incluye auditorías, tanto al Programa Nacional de VIH como a las propias OSC)

11. Existen distintos análisis acerca de este proceso realizados por instancias nacionales, como el Instituto Nacional de Salud Pública, el Consorcio de Investigación sobre VIH, sida y Tb, CISIDAT, A.C. así como por organizaciones internacionales como el Fondo de Población de las Naciones Unidas, APMG Health, el Centro Regional de asistencia técnica para Latinoamérica y El Caribe (CRAT) de Vía Libre, entre otros

12. No se trata de programas asistenciales, es un formato de licitación publica de proveedores altamente especializados en servicios de prevención provistos por entidades privadas (OSC), dirigidas a sectores de la población clave de difícil alcance

13. México debe continuar y fortalecer la respuesta al VIH incluyendo el uso del género. Y proporcionen servicios en donde han demostrado tener ventaja comparativa con el gobierno.

14. El costo en vidas humanas, de cambiar la estrategia, sería incalculable; sería imposible alcanzar las metas regionales y mundiales, se perderán los avances en el control sobre la epidemia, incluyendo los avances en materia de inclusión y no discriminación

15. La generalización de considerar que todas las OSC son corruptas es imprecisa, inadecuada y es una enorme falta de respeto a la ciudadanía que se organizó para beneficio de sus pares.

16. De no atender las recomendaciones internacionales, ni avanzar con base a lecciones aprendidas y prácticas óptimas, faltar al principio fundamental de involucramiento significativo de las personas afectadas en la respuesta (principio MIPA6) y perder entre 10 y20 años de trabajo articulado y colaborativo entre el gobierno y la respuesta comunitaria

17. Desaprovechar las ventajas comparativas de las organizaciones con trabajo en VIH y otras infecciones de transmisión sexual atenta contra los derechos humanos de las personas pertenecientes a diversas comunidades en mayor riesgo de adquirir VIH o que requieren atención prioritaria.

18. Nos declaramos en absoluto desacuerdo con esta medida y ofrecemos nuestra franca disposición para un diálogo respetuoso y con base a evidencias.

19. Prescindir de la experiencia de las personas y organizaciones con amplia experiencia,prácticamente implica el desmantelamiento del programa rector en la materia, ya que se eliminaría una de sus funciones fundamentales: la coordinación de la respuesta al VIH con la sociedad civil organizada.

20. A partir de las necesidades de las poblaciones, así como la necesidad de mantener y fortalecerla atención y la prevención del VIH, exigimos la INMEDIATA publicación de la Convocatoria Pública que anualmente emite el Centro Nacional para la Prevención y el Control del Sida (Censida) dependiente de la Secretaría de Salud.

#SíConLasOSC

El emblemático líder de la diversidad y la respuesta al VIH Mexicano Juan Jacobo Hernandez, Fundador del Colectivo Sol, nos regalaba sus sabias palabras que reproducimos de manera parcial: “La epidemia del VIH empezó en México en 1982. De 1983 a 2006- durante los peores años de la devastación y la muerte de miles de personas, mayoritariamente homosexuales y mujeres trans, sin acceso a medicamentos, a la atención médica, sin recursos, sorteando estigmas, discriminación, burlas, violencia mediática, gubernamental y social, las organizaciones de base comunitaria y algunas OSC ya constituidas, emprendimos un largo, azaroso y difícil recorrido para buscar maneras de contrarrestar el azote múltiple del VIH. Con nuestras fuerzas, medios, escasos recursos, imaginación, rabia y compromiso nos hicimos visibles, empezamos a caminar paso a paso, inaugurando nuevas avenidas para que las militancias gay y trans, y las de nuestros aliados pudieran poner el la mesa de la discusión política al VIH y su entorno; ante el silencio, la inmovilidad y el rechazo de las autoridades, en especial, las encargadas de la salud pública. En aquellos aciagos tiempos fuimos capaces de atraer recursos internacionales porque hasta el 2006, tras 13 años de inmovilidad, desatención y negativas, el gobierno no había invertido un solo peso en fortalecer la respuesta comunitaria. Finalmente, ese año el gobierno -paradójicamente del PAN- inauguró una sustancial bolsa de recursos financieros para que las OBC/OSC pudiéramos mejorar el alcance y la calidad de nuestras intervenciones…”

Acompañan el documento la firma de más de 200 líderes y activistas del país.

Para mejores referencias visite las siguientes referencias:

https://www.gob.mx/censida/articulos/sistematizacion-de-experiencias-de-contratacion-social-en-mexico-185075?idiom=es

https://plataformalac.org/2017/12/financiamiento-publico-sociedad-civil-comunidades-la-respuesta-al-vih-la-tuberculosisla-experiencia-seis-paises-la-region-latino-america-del-caribe/

https://plataformalac.org/wp-content/uploads/2017/12/LECCIONES-APRENDIDAS-FINANCIAMIENTO-PUBLICO-ALC.pdf

https://www.gob.mx/censida/articulos/financiamiento-publico-de-proyectos-de-sociedad-civil-para-la-provision-deservicios-de-salud-en-la-respuesta-al-vih-sida?idiom=es

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.