El tema del desabasto de los medicamentos para tratar al VIH es de suma relevancia, toda vez que la disponibilidad de éstos es indispensable para que las personas con la infección conserven o alcancen una salud óptima y continúen con una buena calidad de vida. Sumado a lo anterior, las complicaciones causadas por la interrupción del tratamiento podrían tener un impacto negativo al Sistema de Salud ya que los costos de la atención de estas poblaciones por infecciones relacionadas al sida se incrementarían. Ante este panorama, conversamos con Luis Adrián Quiroz Castillo y Miguel García Murcia, ambos pertenecientes a la asociación Derechohabientes Viviendo con VIH del Instituto Mexicano del Seguro Social A.C. (DVVIMSS), para ahondar en sus preocupaciones:

- ¿Hay desabasto de antirretrovirales (ARV) en México? El Gobierno asegura que tiene todo bajo control, ¿Es cierto? ¿Por qué no?

Miguel: En este momento no hay desabasto. La posibilidad de que se genere es alta, aunque también podrían realizarse acciones para paliarla medianamente. Según los inventarios en el Sistema de Administración, Logística y Vigilancia de Antirretrovirales (SALVAR), la existencia de medicamentos varía dependiendo de la clave, hay claves para las cuales la existencia no alcanza para cubrir más que un mes, hay otras en que puede alcanzar para un poco más. El Subsecretario de prevención Hugo López Gatel, ha afirmado en distintos medios de comunicación que la licitación internacional se lanzará próximamente. Considerando que esos procesos tienen una serie de tiempos (publicación de la licitación, recepción de propuestas, análisis de esta, selección del proveedor, elaboración y firma de contratos e inicio de la entrega de medicamentos), seguramente no bastará un mes para que se empiecen a surtir. Este escenario plantea necesariamente que el medicamento se agote antes de que llegue el nuevo (lote).

-       ¿Por qué el proceso de licitación fue tardío?

Miguel: La licitación se va a emitir apenas porque, afirman los responsables del gobierno, los procesos de compra de la administración pasada sólo beneficiaban a un número reducido de proveedores, quienes vendían los medicamentos a costos mayores de los que se pueden conseguir en el mercado internacional; ahora, sin afectar las patentes que aún están vigentes, buscan hacer que proveedores internacionales entren a la licitación y así evitar “prácticas monopólicas”.

-       ¿Cuáles son algunas de las repercusiones de estos procesos administrativos mal planeados?

Miguel: En ese proceso no calcularon existencias, tiempos y la necesidad de garantizar la continuidad de los tratamientos, la movilización de DVVIMSS ha permitido que se hable del tema y adquiera visibilidad, lo cual puede ayudar a agilizar los procesos y a la búsqueda de otras alternativas (como diseñar un mecanismo de “préstamo” interinstitucional, que el IMSS le preste al Seguro Popular), a pesar de lo anterior, la probabilidad del desabasto es muy alta, ya que se trata de muchas personas.

-       ¿Por qué se presenta esta posibilidad de desabasto?

Luis Adrián: El Seguro Popular (SP) fue diseñado para dar atención médica a las personas que no cuentan con seguridad social (desde la visión de paquetes básicos). Desde su inicio siempre tuvo problemas de corrupción en la manera en cómo se compraban los insumos de salud, ya que cada unidad médica compraba los insumos que requería y el SP reembolsaba el gasto. Para el caso de los medicamentos para VIH la compra la hacía el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (CENSIDA) con lo cual se garantizaba que se comprara de forma centralizada y al precio pactado por la Comisión Negociadora de Precios, lo que evitaba cualquier tipo de corrupción. Desde que estaba en campaña para la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador declaró su intención de combatir la corrupción en las licitaciones públicas, la compra de medicamentos estaba en la mira. Al tomar posesión como presidente, en cuanto al tema de salud, una de las acciones que promovió en los medios de comunicación era que iba a realizar una sola compra de medicamentos para evitar precios diferenciados, que no era el caso para el tema del VIH.

A mediados de marzo se anunció que la adquisición de medicamentos, que antes estaba a cargo del SP, estaría a cargo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. La compra se dividiría en dos partes: el 20% de la compra total se llevaría a cabo en el mes de abril y el otro 80% en junio con el acompañamiento de organismos internacionales. Aquí uno de los problemas es que Hacienda no cuenta con la experiencia para realizar la licitación y compra de medicamentos. Esto prendió los focos rojos de algunos activistas, ya que al revisar los inventarios del CENSIDA se pudo verificar que los ARV no eran suficientes ni aún con el 20% de la compra de abril. Esto pondría en riesgo de daños a la salud a aproximadamente 95,000 personas que reciben ARV en todo el país.

-       ¿Entonces el desabasto es ya una realidad?

Luis Adrián: En el caso de algunos programas, la situación es preocupante; por ejemplo, en el Estado de Chihuahua se atiende aproximadamente a poco más de 2,000 personas y tiene medicamentos quizás para dos semanas y media; Yucatán atiende un número semejante de personas y está en la misma situación.

-       ¿Cuáles son las demandas y/o acciones por parte de DVVIMSS?

Luis Adrián: En un primer momento, evidenciar que en pocos días se van a quedar sin medicamentos. Además, hacer un llamado de atención a las autoridades para que realicen una compra y que ésta sea del 100%. Desafortunadamente el tiempo no está de su lado, ya que el proceso va con un mes de retraso, se dice que de acuerdo con los tiempos de entrega esta se realizaría a mediados de mayo, lo cual generaría un problema. Gracias a la presión mediática, las autoridades están ajustando la licitación. Por otro lado, el SP corroboró que 19 medicamentos presentan posibles problemas de escasez, ante ello están buscando con otras instituciones de salud si les pueden ayudar para no caer en desabasto en lo que se realiza la entrega de los medicamentos.

***

Por ahora corresponderá a la sociedad civil organizada vigilar y dar seguimiento ante tan desafortunada situación. DVVIMSS, en colaboración con NOSOTRXS, han promovido una campaña para denunciar el desabasto. La infografía que adjuntamos a la nota contiene algunos pasos a seguir en caso de experimentar desabasto en sus unidades de atención médica. Denuncie y evitemos la interrupción del tratamiento.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.