El 13 de mayo, los equipos implementadores del Proyecto ImPrEP se dieron cita en Lima, Perú, para dar a conocer los avances del estudio que aborda los aspectos estratégicos para la implementación del PrEP, de manera que pueda ser incorporado en las políticas públicas nacionales y llegue a los servicios públicos. Si bien el proyecto se desarrolla en solo tres países, se espera que sus resultados tengan un impacto positivo en otros países de América Latina.

Florentino Badial (México) señaló que la homofobia y la transfobia pueden ser grandes barreras para el acceso a PrEP.

Investigadores de Brasil, México y Perú dieron a conocer los aspectos más relevantes del estudio, así como las barreras que podrían poner en riesgo un verdadero acceso a los servicios de prevención combinada, incluyendo la PrEP.

Brenda Hoaglan, investigadora del proyecto ImPrEP en Brasil, destacó que fueron factores determinantes para el éxito del programa el apoyo del Ministerio de Salud; el financiamiento para actividades con la comunidad; contar con un comité consultivo de la comunidad, la presencia de educadores de pares entrenados en todos los centros de salud que formaron parte del estudio; así como el entrenamiento en servicios relacionados a la PrEP y las actualizaciones de entrenamientos.

Florentino Badial, de México, mencionó que a través del proyecto de PrEP se ha prevenido más de 150 infecciones y se ha diagnosticado tempranamente a personas que buscaban la PrEP pero que ya vivían con el VIH y no lo sabían: el 17 por ciento de las personas que se hacían los tests para recibir la PrEP tuvieron diagnóstico positivo y fueron vinculados a los servicios de salud que proveen tratamiento antirretroviral.

Además, Badial señaló que la homofobia y transfobia en los establecimientos de salud son grandes barreras para el acceso a la PrEP y la atención de otras ITS.

Perú

Los avances del proyecto en Perú fueron descritos por Juan Guanira. Señaló que desde mayo del año pasado a septiembre de 2018 se reclutaron alrededor de 1080 personas. Guanira resaltó que el protocolo permite que los y las participantes se inscriban e inicien el PrEP el mismo día, incluso, muchos se enteran de la existencia de la PrEP el mismo día. Asimismo, expuso que ha habido algunos abandonos de la PrEP debido, principalmente, a que se pierde el contacto con las personas, toma mucho tiempo la atención o experimentaron efectos secundarios y decidieron dejarlo.

Gaby Mariño expuso sobre los aspectos comunitarios del proyecto peruano.

En un país donde la información sobre PrEP recién está llegando y las personas acuden poco a los servicios de salud, el brazo comunitario ha sido de mucha importancia. Conversamos al respecto con Eduardo Juárez, coordinador comunitario del proyecto ImPrEP para Perú, quien señaló que “el proyecto, al contener un componente comunitario, -junto a Gaby Mariño- hicimos un diagnóstico de las organizaciones en las zonas de intervención del proyecto; se realizaron grupos focales y entrevistas para conocer el nivel de información que manejaba la población (de la PrEP), que era casi nada. A partir de ello se empezaron a hacer reuniones de información sobre el proyecto. (…) Dado que no toda la población está organizada, se buscó llegar a través de chicas trans que se dedican al corte de cabello y son referentes en la comunidad o referentes gais que juegan en las lozas (deportivas); y ellos nos ayudaron a llegar y convocar a otras personas”.

El proyecto ImPrEP busca desarrollar información que impacte en las políticas públicas y se avance en el acceso gratuito a la profilaxis pre exposición en los servicios públicos. Al respecto, Juárez señaló que “se debería tomar la estrategia de Brasil y trabajar a través de los educadores de pares. Si el Ministerio de Salud ya tiene una intervención, como parte del sistema de salud pública, se debe trabajar con ellos para que sean quienes capten, quienes informen y deriven a personas interesadas”.

Este estudio pone en evidencia, tanto para Perú como para los otros países, las necesidades del sistema de salud y señala cuáles son las características que se requieren para incorporar una nueva tecnología dentro del paquete de Prevención Combinada y, en la voz de Carlos Benites, Director de la Dirección de Prevención y control de ITS, VIH y hepatitis virales, existe el compromiso por avanzar hacia una política pública que incorpore la PrEP (y el autotesteo).

Aún hay aspectos a mejorar, como la homofobia y la transfobia en los establecimientos de salud, que sucede en todos los países, y el estigma asociado al VIH que también influye en las poblaciones clave y las desanima por temor a ser confundidas con personas que viven con VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.