Todas las personas que inician el tratamiento de VIH en países de ingresos bajos y medios deben comenzar el tratamiento con una combinación que contenga dolutegravir, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció durante la 10ª Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida sobre la Ciencia del VIH (IAS 2019) en la Ciudad de México.

Las nuevas recomendaciones pretenden resolver la incertidumbre sobre si las mujeres en edad fértil deben tomar dolutegravir. El año pasado, la OMS emitió recomendaciones provisionales para el uso de dolutegravir después de que el estudio de vigilancia en el Estudio Tsepamo en Botswana reveló una mayor tasa de defectos del tubo neural en los bebés de mujeres que habían estado tomando dolutegravir en el momento de la concepción. Esas recomendaciones informaron que las mujeres en edad fértil podrían recibir dolutegravir, si tuvieran acceso a métodos anticonceptivos consistentes y confiables, y destacaron la evidencia incierta con respecto a la seguridad de dolutegravir.

Las nuevas recomendaciones de la OMS son inequívocas. La terapia antirretroviral (ART) basada en dolutegravir se recomienda como el régimen de primera línea preferido para todos los adultos y adolescentes con VIH. Esto está clasificado como una recomendación “fuerte” por la OMS, lo que significa que si los países lo ignoran, van en contra de pruebas convincentes de que el tratamiento antirretroviral basado en dolutegravir es ahora el mejor régimen de primera línea disponible.


En las directrices actualizadas de 2019, la OMS recomienda:

Dolutegravir en combinación con dos inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de los nucleósidos (INTI) para el tratamiento de primera línea de todos los adultos y adolescentes.

Efavirenz 400 mg más dos INTR como un régimen alternativo de primera línea para adultos y adolescentes.

Mientras que la OMS recomendó anteriormente efavirenz 600 mg, ahora apoya la dosis más baja de 400 mg que tiene beneficios en términos de efectos secundarios y costo.

Las pautas también hacen dos recomendaciones “condicionales”,lo que significa que la evidencia es menos cierta, para el tratamiento de niños y bebés:

Dosis en base a peso de dolutegravir para niños y bebés en los que se aprueba una dosis para la franja de edad.

ART basado en raltegravir como una alternativa para niños y bebés donde no se dispone de dolutegravir.

Las pautas también recomiendan que cualquier persona en un régimen de primera línea que no contenga dolutegravir debe cambiar a un régimen de segunda línea de dolutegravir más una nueva red troncal NRTI.


Las nuevas recomendaciones subrayan la importancia de cambiar a dolutegravir en entornos donde la resistencia a los inhibidores de la transcriptasa inversa no nucleósidos (NNRTI) está aumentando.


La Dra. Silvia Bertagnolio dijo en un simposio organizado por la OMS que la resistencia a los INNTR está presente en más del 15% de las personas que comienzan tratamiento antirretroviral en Uganda, el 20% en Sudáfrica y más del 25% en Honduras. El uso de efavirenz en estos entornos puede dar lugar a un fracaso del tratamiento y una mayor transmisión de virus resistentes a los medicamentos.


La implementación de las recomendaciones es una prioridad urgente para los países que trabajan para alcanzar las metas de ONUSIDA 90-90-90: el 90% de las personas que viven con el VIH conocen su estado, el 90% de las personas diagnosticadas reciben terapia antirretroviral y el 90% de las que reciben tratamiento para alcanzar una supresión viral para 2020. El tratamiento con dolutegravir tiene el potencial de ahorrar costos, ser mejor tolerado, lo que lleva a una mejor retención en la atención, y es más potente, lo que significa que menos personas deberán cambiar a regímenes de segunda línea más costosos.

PEPFAR ha estado presionando mucho para promover una transición a dolutegravir en todos los países donde se financia el tratamiento. Sin embargo, las preocupaciones sobre la seguridad de dolutegravir llevaron a muchos países a detener la introducción de dolutegravir hasta que tuvieran más datos.

La planificación de PEPFAR para la transición a dolutegravir proyectó que para este punto en 2019, 80-90% de los pacientes habrían realizado la transición a dolutegravir o iniciarían el tratamiento con un régimen que contenía dolutegravir.

Un total de 123 países ahora han introducido dolutegravir en las recomendaciones de primera línea, incluidos 41 países de ingresos bajos y medios que han adoptado dolutegravir, tenofovir y lamivudina como el régimen de primera línea preferido.

Todos los países de alta carga en África subsahariana han adoptado el tratamiento basado en dolutegravir como el régimen de primera línea preferido, pero el progreso hacia la adopción de dolutegravir es más lento en Asia. China, India, Indonesia y Tailandia continúan con el tratamiento de primera línea basado en efavirenz.

La Embajadora Deborah L Birx, Coordinadora Global de los EE.UU y Representante Especial de los EE.UU en la diplomacia de  la Salud Global ha criticado el mal manejo de las preocupacion sobre el Dolutegravir y las preocupaciones sobre su seguridad que ha resultado en la negación de la oferta de esta droga a las mujeres.

“Si avanzamos las políticas con la rapidez con la que cerramos el acceso al dolutegravir para las mujeres”, la epidemia terminaría, dijo Birx en el simposio de la OMS.

“Fue impactante. Decíamos que tenemos un enfoque centrado en l@s usuari@s, pero no lo hicimos cuando se trataba de dolutegravir, así que dejemos que sea un recordatorio de dónde debemos estar en el futuro”.

Jacque Wambui, de AfroCAB, activista que vive con el VIH, dijo que los sistemas de salud deben permitir que las mujeres tengan una opción informada. “Es mi cuerpo, mi embarazo, yo soy el que va a tener el niño durante nueve meses. Hágale saber a la mujer cuáles son los riesgos y deje que la mujer decida por sí misma “.

Rebecca Zash, investigadora de la Escuela de Medicina de Harvard que dirigió el estudio de Tsepamo, dijo: “Los datos de seguridad antirretroviral no solo afectan a las mujeres embarazadas, también afectan a todas las mujeres que reciben TAR”.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.