Como es habitual en las Reuniones de Alto Nivel temáticas, en éste caso sobre Cobertura Universal Sanitaria (UHC, por sus siglas en inglés), se ha acordado una Declaración Política. Para lograr el consenso de los Estados miembros, como parte de la coreografía, se llevaron a cabo extensas negociación para el borrador final. La Declaración Política es una “carta a los reyes magos” que pide todo y compromete todo en el ancho y complejo espectro de la salud.  Como el que mucho abarca poco aprieta, veremos en la Declaración mucho enciclopedismo sanitario que puede transformarse en retórica sin metas ni rendición de cuentas.

De inicio, en la Declaración Política, y en nuestra área de trabajo, hubo algunas bajas, como han sido la exclusión de Salud Sexual y Derechos Reproductivos y la omisión de las poblaciones claves, marginadas de los servicios de salud, no solo los de VIH. Al menos en el párrafo donde se habla de no dejar nadie detrás se mencionan personas que viven con VIH, indígenas, entre otras.

Este artículo es el primero de una serie de entregas sobre la reunión de alto nivel, con información que pueda ser relevante para el día después, cuando comiencen los procesos nacionales de implementación de la Cobertura Universal Sanitaria, un tema prioritario para Corresponsales Clave.

Definiciones y diagnósticos

Como es habitual, en los primeros párrafos de toda declaración se describe qué se entiende por salud, cobertura y universal, como también, un diagnóstico de la situación presente.  Esto, en ocasiones, parece irrelevante, pero puede ser materia prima de incidencia política en los años venideros.

¿Qué entendemos por?

Salud: Reconocen que la salud es una inversión en el capital humano y el desarrollo social y económico, hacia la plena realización del potencial humano y contribuye significativamente a la promoción y protección de los derechos humanos y la dignidad, así como al empoderamiento de todas las personas.

Cobertura Universal de salud: Un término que implica que todas las personas tienen acceso, sin discriminación, a conjuntos determinados a nivel nacional de los servicios de salud esenciales necesarios para la promoción, prevención, curación, rehabilitación y paliativos, medicamentos y vacunas esenciales, seguros, asequibles, efectivos y de calidad, al tiempo que garantiza que el uso de estos servicios no exponga a los usuarios a dificultades financieras.

La Declaración reconoce que las acciones para lograr la cobertura universal son insuficientes y que, de continuar de esta manera, no se logrará cumplir las metas del ODS 3.

Sistemas de salud: Reconoce la necesidad que sean fuertes, resistentes, funcionales, bien gobernados, receptivos, responsables, integrados, basados ​​en la comunidad, centrados en las personas y capaces de brindar servicios de calidad, respaldados por una fuerza laboral de salud competente, infraestructura de salud adecuada , permitiendo marcos legislativos y reglamentarios, así como una financiación suficiente y sostenible.

Asistencia Primaria en Salud: La reconoce como un abordaje que pone a las personas en el primer contacto con el sistema de salud y es el enfoque más inclusivo, efectivo y eficiente para mejorar la salud física y mental de las personas, así como el bienestar social, y que la atención primaria de salud es la piedra angular de un sistema de salud sostenible para la cobertura universal de salud.

Equidad, estigma y discriminación: Reconocen la importancia fundamental de los mecanismos de equidad, justicia social y protección social, así como la eliminación de las causas profundas de la discriminación y el estigma en los entornos de atención de salud para garantizar el acceso universal y equitativo a servicios de salud de calidad sin dificultades financieras para todas las personas, particularmente para aquellos que son vulnerables o en situaciones vulnerables.

La lista sigue pero hemos elegido algunos de los más relevantes, luego compartiremos otros.

¿Cómo estamos?

En principio, la Declaración reconoce que las acciones para lograr la cobertura universal son insuficientes y que, de continuar de esta manera, no se logrará cumplir la meta 3.8 de los Objetivos de Desarrollos Sostenible y sustenta esta afirmación basado en algunos datos:

- Al menos la mitad de la población mundial carece de acceso a servicios de salud esenciales, más de 800 millones de personas soportan la carga del gasto catastrófico en salud, empeñando al menos el 10% de los ingresos de su hogar en atención médica, y los gastos de bolsillo llevan a casi 100 millones de personas a la pobreza cada año.

- Al ritmo actual, hasta un tercio de la población mundial seguirá siendo desatendida para 2030 y se necesita urgentemente una aceleración medible para alcanzar los objetivos relacionados con la salud de los ODS para 2030.

- A pesar de los importantes avances en la salud en las últimas décadas, incluida la mayor esperanza de vida, la reducción de las tasas de mortalidad materna y de menores de 5 años y las campañas exitosas contra las principales enfermedades; quedan desafíos con respecto a las enfermedades emergentes y reemergentes, las enfermedades no transmisibles, los trastornos mentales y otras afecciones de salud mental como los trastornos neurológicos, enfermedades transmisibles como el VIH, la tuberculosis y la malaria, la resistencia a los antimicrobianos, etc.

- Las enfermedades no transmisible ocasionan el 70% de las causas de muerte por enfermedades.

- Los altos precios de algunos productos para la salud y el acceso desigual a dichos productos dentro de un país y entre países  siguen obstaculizando el progreso hacia el logro de la cobertura sanitaria universal.

¿Quién paga los costos  sanitarios?

Se reconoce que el mundo gasta 7,5 trillones de dólares en salud, cerca del 10% del Producto Bruto Interno mundial; pero la asignación de fondos públicos y externos en salud en todo el mundo es desproporcionada, considerando que:

- en promedio, un tercio del gasto nacional en salud está cubierto por gastos de bolsillo, mientras que menos del 40% de los fondos para la atención primaria de salud proviene de fuentes públicas en países de ingresos bajos y medianos;

- el financiamiento externo representa menos del 1% del gasto mundial en salud y existen importantes brechas de financiamiento dadas las necesidades de salud existentes, mientras que los países de bajos ingresos aún dependen de la ayuda internacional.

Fuente: El borrador final de la Declaración política de HLM de UHC sólo disponible en inglés disponible en éste vínculo.

Compártelo #UHC2030 #CUSLAC #UHCHLM

Súmate al grupo https://forms.gle/DhagusjxTNGzwwEZ6

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.