Para República Dominicana, el 2019 ha sido uno de los años más sangrientos en cuanto a asesinatos de mujeres por parte de sus parejas o ex parejas, dato que solo recoge los casos donde se puede identificar al culpable y deja fuera a las mujeres trans asesinadas y a las trabajadoras sexuales. Aún con este sub registro, suman 70 las víctimas en lo que va de año.

Con este clima de inseguridad para las mujeres, más 100 organizaciones de la sociedad civil, artistas, comunicadores, políticos  y personalidades de diferentes ámbitos sociales se dieron cita bajo el candente sol de la mañana del domingo 24 de noviembre para marchar clamando por el cese de la violencia que vivimos las mujeres en el país que, al cierre de esta nota, había cobrado la vida de al menos 13 mujeres en lo que va del mes.

La falta de respuesta del Estado y de los organismos pertinentes, así como la corrupción existente en el sistema de justicia, pone en riesgo -cada vez más- la integridad de las mujeres que acuden a las diferentes fiscalías a poner denuncias por amenazas o agresión física de parte de sus parejas o ex parejas. En la mayoría de los casos, estas denuncias no prosperan debido a que no existen rutas de denuncias claras o no está el personal que debe tomar su denuncia; otras veces las mujeres son re victimizadas.

Así, el proceso se vuelve tedioso y desgastante, por no mencionar la frustración de las mujeres abusadas cuando se les hace preguntas como “que le hiciste?” o cuando ellas mismas tienen que llevar a la cita de comparecencia al agresor, ya que para poder ser enviada con un alguacil, deben pagar 1500 pesos (unos 30 dólares).

Según la publicación “La violencia de Género en la República Dominicana: Un enfoque desde las estadísticas provistas por Estado Dominicano entre 2005 y 2018″, el número de feminicidios al año fue de 97. Sin embargo, es posible que el número sea más alto, ya que el Código Penal no diferencia el feminicidio como tipo penal.

En este marco, diversas fueron las consignas que se escucharon en la Marcha de las Mariposas que iban desde pedir que se detenga el matrimonio infantil, eliminar la explotación sexual infantil, promover la despenalización del aborto por causales (violación, peligro de la vida de la madre e inviabilidad del feto) y respuesta efectiva del Estado que garantice la integridad de las mujeres.

Cabe resaltar que este año fue particularmente notoria la participación de jóvenes de ambos sexo y más hombres se pudieron apreciar en la caminata. También se realizaron varios actos teatrales para llamar la atención en los que se evidenció como se desarticula la familia a consecuencia del maltrato hacia las mujeres y los feminicidios y la falta de rumbo de los hijos e hijas en tales circunstancias.

Uno de los momentos más emotivos fue cuando el destacado comunicador Huchi Lora declaró que “no podemos seguir enseñando a nuestros hijos que los varones tienen unos derechos y las mujeres otros”, también dijo que la caminata representa un aporte importante debido a que el pueblo dijo basta ya. Otros actores pidieron a los participantes que sean parte activa de esta lucha durante todo el año ya que para lograr la igualdad no es suficiente con manifestarse una vez cada año.

Esta ha sido la Marcha más grande que se ha hecho en el país a favor de las mujeres hasta ahora y ha marcado un punto de partida con relación a que establezcan políticas públicas que no dejen de lado las necesidades de las mujeres.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.