Según anuncios hechos por la viceministra de Salud de Costa Rica, Alejandra Acuña, se implementará un piloto para la provisión de PrEP en los establecimientos de salud de la Caja Costarricense de Seguridad Social (CCSS) con el apoyo financiero del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, la asistencia técnica de la Organización Panamericana de la Salud y otras instancias involucradas en la respuesta al VIH. Se espera que se inicie en tres meses.

Algunos activistas han cursado comunicaciones a la CCSS para exigir que se apresuren las fases preparatorias y que se ponga dicho medicamento a disposición de todas las personas en situación de riesgo a la infección.

En ese contexto, Corresponsales Clave conversó con Richard Stern, un activista independiente que durante muchos años ha trabajado por el acceso a medicamentos para tratar el VIH y que recientemente coordina un grupo informal que está promoviendo el acceso a la PrEP en Costa Rica  para que las personas puedan continuar siendo seronegativas.

Desde su análisis, Stern es crítico al señalar que “En Costa Rica hay una amplia infraestructura, ya con experiencia en utilizar Truvada y su versión genérica de calidad, que es el mismo medicamento que se usa para la PrEP. Aquí no es necesario utilizar estudios pilotos para rehacer la ciencia que ya está comprobada.”

Para el activista se debe avanzar hacia “capacitar varios niveles de personal de salud sobre cómo implementarla y a qué población. Y también definir la mejor forma de llegar a las ‘poblaciones en mayor riesgo’ es decir personas que no viven el VIH, incluyendo hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), hombre gais, mujeres trabajadoras sexuales, mujeres trans, parejas serodiscordantes y cualquier persona que por diversos factores no siempre están en condiciones de utilizar el preservativo.”

Corresponsales Clave: ¿Por qué es importante incluir la PrEP en la estrategia de prevención combinada?

Richard Stern:En Costa Rica hemos visto cifras alarmantes es los últimos años, con aproximadamente 900 nuevos casos de VIH por año desde 2014; y eso es solo las personas que se han hecho la prueba. Está bien documentado que en países donde se implementó la PrEP, el número de nuevas infecciones bajó en 90% o más. Entonces la PrEP, utilizada en un marco de prevención integral, incluyendo el condón, es exitosa.

Costa Rica solo debe adaptar sus fortalezas a los nuevos retos en el campo del VIH, uno de los cuales es mejorar la respuesta en prevención.

Varios estudios indican que, a pesar de las recomendaciones del uso del condón, hay algunas poblaciones (HSH y otras) que por factores diversos no siempre lo utilizan.  El uso “sistemático” del condón se estima en solamente 1 de cada 3 o 4 personas, por eso hay la necesidad de añadir la PrEP a la prevención.

También hay recordar que para implementar la PrEP hay que alcanzar a una población grande con el examen de VIH, y así va a salir un porcentaje de personas ya viviendo con el VIH que podrá empezar el tratamiento ARV en un etapa de la infección más temprana.”

Para Stern, si bien el Fondo Mundial es un aporte para el país, se debe cambiar la mentalidad de que dicha instancia va a resolver todo. “(La) sociedad civil, con o sin Fondo Mundial (FM), tiene derecho a abogar por lo que es necesario.  Formo parte de una coalición independiente, sin financiamiento, y así podemos (y tenemos el derecho) actuar en el contexto de las necesidades de las poblaciones metas.  Que el FM apoye un proyecto piloto para 200 personas, únicamente parejas serodiscordantes en 2021 es “bueno,” pero aun así falta mucho más y no tenemos que esperar la implementación de este proyecto para actuar. La PrEP, como tema de salud pública, debe ser financiado por la misma CCSS y en una forma sostenible a corto y largo plazo”.

Para el activista, se trata de garantizar la voluntad política en el Ministerio de Salud y en la CCSS para la implementación de la PrEP como medida de prevención de eficiencia  comprobado para las poblaciones de riesgo en Costa Rica, un país que cuenta con uno de los mejores sistemas de salud pública en toda Latinoamérica y que brinda una atención ejemplar a las personas con VIH, con profesionales altamente capacitadas. “Entonces, es adaptar esas fortalezas a los nuevos retos en el campo del VIH, uno de los cuales es mejorar la respuesta en prevención”, dice Stern.

¿Muy caro? ¿Es costo-beneficioso?

Una de las críticas que se la hace a la implementación de la PrEP es el costo del medicamento. Al respecto, Richard señala que, para Costa Rica, si es comprado a través de OPS, el costo por mes es de 3800 colones (6 dólares), menos de 72 dólares al año; así, es mucho más económico que el costo de la atención en salud, incluyendo la medicación antirretroviral para personas que ya viven con el VIH que podría ser de casi 600 dólares por año, dependiendo de la combinación de medicamentos necesaria.

Por supuesto, señala también Stern, hay otros costos vinculados con el PrEP, como reactivos y exámenes de laboratorios para diagnóstico periódico de VIH, consejería, exámenes renales, entre otros; pero que no se comparan al costo de los exámenes de CD4, Carga Viral y genotipo, que requiere una persona que viven con VIH, además de los tratamientos para potenciales infecciones oportunistas que ocurren en personas que tienen el virus. Por otro lado, aunque menciona las reacciones adversas, “estas –dice- son pocas y, generalmente, de corta duración, según los datos; pero, obviamente, si una persona no puede tolerar un medicamento, hay que discontinuarlo”.

Stern cierra esta respuesta con una reflexión importante: “El beneficio de medidas preventivas no se puede siempre medir en “costo/beneficio” como tal, sino es tener a la población, hasta donde sea posible, en un estado de salud óptima, sin estar viviendo con una enfermedad crónica, como con muchas otras formas de prevención ya practicadas en Costa Rica”.

Richard Stern y un grupo de activistas enviaron el 12 de febrero una carta formal al Gerente Médico de la Caja Costarricense de Seguridad Social para solicitar una audiencia en el más corto plazo para exponer la pertinencia de la implementación de la PrEP de manera más amplia ya que se trata de un asunto de urgente necesidad sanitaria.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.