En este sentido, más de 40 organizaciones que trabajan temas vinculados a derechos humanos en la República Dominicana, se han unido para demandar que sean tomadas en cuenta por la Comisión de Alto Nivel que se ha creado desde el Estado para dar respuestas a las necesidades de los ciudadanos. Los actores involucrados en esta propuesta entienden que no existen mecanismos articulados que garanticen el acceso a medicamentos, alimentos y otras necesidades de los grupos que están representados en el colectivo; también aseguran contar con la información y mapeos para poder acceder a los lugares donde se encuentran estas personas para brindarles soporte sin que se vea en juego su confidencialidad.

La Coalición ONGSIDA ha solicitado al Comité de Alto Nivel ser incluida en la construcción de la respuesta al nuevo virus.

En una nota de prensa a la que accedió Corresponsales Clave, la Coalición de Organizaciones No Gubernamentales en Lucha contra el VIH-sida (la Coalición ONGSida) llama al Ministerio de Salud Pública, las Agencias Internacionales y demás actores del sector salud, a propiciar  espacios de diálogo con la Sociedad Civil a fin de construir una respuesta efectiva que disminuya el impacto que el Covid 19 tendrá en la población.

Sugieren que es una nueva oportunidad para que el Estado Dominicano y las Agencias de Cooperación Internacional se unan para salvaguardar las vidas de las personas que están en las comunidades, recordando el papel determinante que jugó la sociedad civil desde el inicio de la pandemia del VIH y sigue jugando aún.

Son estos líderes de las comunidades de base quienes mejor conocen el terreno y su población, son capaces de romper las barreras del miedo a la discriminación y construir espacios seguros donde los grupos puedan recibir orientación y apoyo con calidez.

“Desde la coalición ONGSIDA, proponemos que junto al Ministerio de Salud Pública, con asistencia técnica del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y de otras Agencias Internacionales, se desarrollen acciones orientadas a capacitar a las ONG y Organizaciones de Base Comunitarias (OBC), representadas en la Coalición ONGSIDA y en otros espacios de articulación comunitaria de la sociedad civil y también a los promotores de salud de los Servicios de Atención Integral (SAI), el cual tienen un rol relevante en la detección temprana de las enfermedades del área geográfico-poblacional a su cargo”, revela la nota.

La nota también propone que “las capacitaciones incluyan medidas de prevención, protección y seguimiento a las personas afectadas por el COVID-19, así como las que no lo estén todavía, y que puedan ser protegidas tanto en su salud, como en sus Derechos Humanos; sugerimos que estas capacitaciones estén acompañadas de los materiales adecuados, para ser aplicados en las comunidades, aprovechando el programa que desarrollamos con el Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del Sida (PEPFAR, por sus siglas en inglés) y otras agencias de cooperación, con la población migrante y otros grupos poblacionales. Esta estrategia tendría un doble impacto, primero proteger a todos los líderes y a los promotores comunitarios que están trabajando con nosotros y segundo que estos líderes y promotores puedan proteger a la comunidad de este virus”, termina la nota.

En entrevista telefónica con el licenciado Santos Rosario, presidente de la Coalición, reiteró el llamado a la Comisión de Alto a Nivel a “integrar al Consejo Nacional para el VIH y el Sida (CONAVIHSIDA) a la Comisión de emergencia, dado que hay más de cuarenta mil personas que viven con VIH a las que si no se les garantiza medicamentos y raciones alimenticias en por los próximos tres meses, podrían correr riesgo de muerte puesto que la mayoría de estas personas viven en pobreza extrema”. Dijo entender que el tema del coronavirus no tiene respuesta inmediata y que “debemos aprender a trabajar las dos pandemias de manera simultánea  y complementaria, ya es hora de que  se tome en cuenta a las poblaciones clave ya que de la única forma que se puede llegar a ellas es a través de las instituciones que las representan en la coalición.

Rosario insistió en que si no se toman acciones concretas y de manera conjunta, se corre el riesgo de que se pierdan los más de treinta años de lucha que se han llevado a cabo para disminuir el impacto del VIH.

Vivimos momentos de confusión donde las directrices no están claras debido a lo novedoso del virus. El plan de contención que hasta el momento se ha implementado no es inclusivo, ya que aquellos grupos que viven el día a día están sumidos en la desesperanza y el hambre.

Desde este contexto apelamos a la sensibilidad  y compromiso que tiene el Estado con todos y todas para que juntos visibilicemos a las personas más vulnerables.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.