La comuna de Conchalí en la Región Metropolitana de Chile entró el 6 de mayo en cuarentena por covid-19. Sin embargo, la organización no gubernamental (ONG) Red O.S.S., decidió continuar con las atenciones de su centro de salud con médico, enfermera, técnico paramédico y psicólogo con el fin de testear VIH, sífilis y hepatitis; garantizar el tratamiento de las personas con estas enfermedades; y, ahora, asumir la labor voluntaria de llevar alimentos a quienes lo han pasado peor en la pandemia: las personas con VIH y los adultos mayores trans.

El centro de Red O.S.S. sigue con el testo de VIH que prácticamente se ha detenido en los establecimientos públicos de salud por la contingencia de coronavirus.

En esta última tarea, ha contado con la colaboración de la Red de Pueblos Originarios en respuesta al VIH, RENPO Chile, cuyo presidente, Willy Morales, dijo a Corresponsales Clave, desde la isla de Chiloé, que, mientras los consultorios de atención primaria y los hospitales públicos han detenido el testeo de VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), como también los controles médicos para estas enfermedades, es muy destacable que el centro de salud de Red O.S.S. haga el esfuerzo de mantener estas prestaciones en tiempos de pandemia.

Corresponsales Clave también conversó con el psicólogo Luis Bustamante, presidente de la Red O.S.S., quien, desde Santiago, informó que las atenciones son los martes de 18 a 21 horas, en calle Melipilla 3432, y que quienes deseen colaborar con donaciones para mantener este trabajo o aportar para las canastas familiares, pueden llamar al teléfono 227365542, como también depositar directamente con los datos disponibles en: https://www.redoss.cl/wp/donaciones/

“Empezamos a pensar en cómo ayudar a nuestra población que estaba siendo aquejada por problemas económicos, porque tenemos que recordar que vivimos una enfermedad crónica pero hay que sumarle el estigma, la discriminación y la soledad. Ahí, Willy Morales ha sido nuestro cómplice y nos ha ayudado a proveer con comestibles a un grupo de personas bastante reducido, porque son nuestras posibilidades, pero que nadie lo ve, porque somos también invisibles frente a la sociedad, porque nuestra propia epidemia nos ha empobrecido”, dijo Luis Bustamante.

Agregó que la continuidad de labores del centro de salud se debe a que “las personas igual siguen teniendo sexo, porque es una parte natural del ser humano, es un derecho y todos vivimos ahora más exposición: a las ITS, al VIH y también al covid (…) Es un tema que merece más reflexión, estudio, qué pasa con nuestra población en el ejercicio de su sexualidad en contexto de otra epidemia”.

Corresponsales Clave: ¿Qué han observado respecto a los servicios del Estado a las personas con VIH en pandemia de covid-19?

Luis Bustamante: Las horas (citas) médicas fueron suspendidas. Al menos durante dos meses no hubo ingreso (al programa de tratamiento) de personas nuevas. Y se han entregado los medicamentos, en algunos hospitales, para tres meses, pero la mayoría sigue entregando mes a mes. En ese sentido, es catastrófico porque hay personas que requieren su atención médica y a otras se les dificulta ir todos los meses a retirar su medicamento porque igual se exponen al covid.

La donación y entrega de alimentos a personas con VIH y personas mayores trans ha sido una nueva tarea de la organización Red O.S.S. durante la pandemia de covid-19.

CC: ¿Cómo podría afectar a la pandemia de VIH el hecho que se haya restringido el testeo por la situación de covid-19?

LB: Todavía no vemos los efectos. Se van a ver, seguramente, en tres o cinco meses más, pero nosotros hemos hecho testeo porque los mismos usuarios dicen que en los consultorios no están testeando, lo que uno puede comprender porque la epidemia de covid-19 es más desastrosa en forma inmediata, pero como las personas siguen teniendo sexo, yo creo que sí va a haber un gran aumento (de VIH).

Por su parte, el presidente de RENPO, Willy Morales, enfatizó que el Estado chileno no ha estado preocupado por las personas con VIH empobrecidas o que están iniciando terapia antirretroviral y no pueden trabajar o que son trans de la tercera edad, y que han visto afectada gravemente su subsistencia durante la pandemia de covid-19 por las medidas comunitarias de distanciamiento físico o las cuarentenas dinámicas.

“Cuando el estado se ve colapsado, nacen las organizaciones y se unen para ir en ayuda para mitigar estos efectos de estas pandemias que se rodean de pobreza, marginalidad y que obliga a las personas a romper la cuarentena y salir a trabajar… Con todos estos mensajes que han dado: No salgan de las casas, no vayan a las postas de urgencia, tampoco a los CESFAM (centros de salud familiar), ¿qué van a hacer?”, comentó el dirigente indígena.

Agregó que han solicitado formalmente al Ministerio de Salud, al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Chile y a ONUSIDA para el Cono Sur que apoyen al centro de salud de Red O.S.S. con los insumos necesarios para su funcionamiento en este lapso de pandemia de coronavirus, en especial, los elementos de protección personal para sus profesionales. Confía en que estos organismos puedan responder prontamente a estas peticiones.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.