Profesionales del área universitaria, política, activistas y medios de comunicación participaron en el Foro virtual “Sin etiquetas desde casa”, un encuentro social para discutir temas de tipo económico, de inclusión y de derechos que vive el país durante la pandemia de la COVID-19 y cómo estos impactan en las comunidades LGBTIQ y en la creciente comunidad no binaria.

El espacio fue liderado por el Programa Radial “Sin Etiquetas”, que invitó como panelistas a representantes de los grupos “Guayaqueer city”, “Mariquismo Juvenil”, Medio Digital Comunitario “Wambra” y “BN Periodismo”; así como sociólogas, economistas y comunicadores independientes.

El término no binario designa a las identidades de género que se identifican tanto con aspectos masculinos y femeninos, es decir, no lo hacen con uno de sus dos términos absolutos: hombre o mujer. Tampoco se definen como homosexual o heterosexual. En los últimos años, varios países han modificado sus leyes para reconocer de un modo u otro el género no binario. Alemania, Austria, Dinamarca, Países Bajos y Reino Unido lo han hecho en Europa, pero también existen avances en el resto del mundo: Uruguay, Nepal, Nueva Zelanda, Australia y Canadá son también países que han adecuado su normativa. En casos como en el de Canadá y Alemania, ya puede quedar registrado en los certificados de nacimiento.

Ecuador no tiene una normativa específica dentro de su contexto normativo y cultural para el abordaje del género No Binario. Del mismo modo, dentro del contexto y cultura del país, aunque no es un tema tabú, es un tema desconocido en la sociedad. Actualmente no se encuentran estudios en Ecuador sobre esta población ni registros estadísticos en tema de violencia o número de personas que se autodefinen en ella.

Uno de los temas abordados fue “LGBTIQ+: (Auto) Cuidados maricas y queer ante la pandemia del COVID-19 Y LGBTIQfobias”, presentado por Stefano Espinoza, gestor de “Guayaqueer city”, y Zayn, ilustradora de “Mariquismo Juvenil”.

Si bien en Ecuador no existe una restricción de movilidad por sexo, actualmente, en ciudades como Quito, las personas que se encuentran circulando en espacios públicos deben presentar la cédula de identidad. Del mismo modo, las personas con diagnóstico positivo de COVID-19 deben presentar su certificado médico para ir a atenderse o el certificado de haber pasado el tiempo de Aislamiento Obligatorio. Pero, ¿qué sucede si tu nombre en la cédula no corresponde a tu género o aspecto físico? Por ejemplo para personas trans o no binarias.

“Tenemos un ejemplo en nuestro vecino Colombia (…), las medidas de aislamiento y circulación de personas está regido por el género y eso causa dificultades para las personas y las cuerpas que no se rigen a la hetero-norma (…) obliga a identificarse en lo que no respecta a nosotres (…) El desconocimiento de la sociedad genera que la medida sea violenta (…) la agresión y el abuso policial históricamente van hacia las personas trans y no binarias”, mencionó Zayn.

Stefano sostiene que, las personas no Binarias, al no poseer representación política en varios países, son poblaciones que se ocultan y grupos que no se visibilizan para el desarrollo de políticas.

“En Guayaquil hay una historia de activismo de cuerpas no binarias (…) se puede comparar a momentos de represión donde las personas pasan periodos de auto-confinamiento por tener dificultades (…) y esto puede causar daños a la salud. Hay gente que no entiende al cuerpo no binario, sin embargo, se debe entender que las entidades no se deben explicar sino más bien entender”, dijo el gestor de Guayaqueer city.

Autocuidado y Cuidado Colectivo

Los Cuidados de la Salud a nivel individual y comunitario son necesarios para mantener el equilibrio bio-psico-social. Para ello, no sólo se necesita un estado de salud óptimo, más bien propiciar un ambiente seguro, amable y de apoyo mutuo entre la comunidad.

Stefano indicó que verse y dialogar también es cuidar la salud mental, así como buscar ese grupo que nos da seguridad; “la reflexión sobre autocuidados viene de dos secciones (…) disfrutar de nuestro cuerpo y entender que este espacio (confinamiento) nos ayuda a sostener nuestra apreciación sobre nosotres (…) y también generar alianzas para ser visibles. Uno de los grupos que pueden crear alianzas y cuidados a nivel personal y de estado puede ser otros grupos olvidados políticamente como las trabajadoras trans (…) Cuidando de otras, nosotros cuidamos de nosotras”. Se han desarrollado fiestas virtuales para recaudar fondos para los grupos históricamente vulnerados en cuanto a alimentación y kits básicos además de unir a la comunidad. “Las fiestas, además de recaudar fondos, permite espacios de diálogo y nos permite volver a vernos (…)”, añadió.

Como comentario final, “Guayaqueer city” exhortó que se debe aprovechar el tiempo para ver las nuevas necesidades que se pueden desarrollar durante la pandemia de COVID-19, por ejemplo rutas y protocolos para abordar el tema de identidad para la circulación. Del mismo modo se han hecho visibles las dificultades que existen a nivel social como es la movilización, discriminación en centros comerciales y espacios públicos; por tanto, permite crear acciones con un nuevo enfoque.

En un informe publicado en marzo de 2020, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) señala que los brotes de enfermedad afectan a hombres y mujeres de manera diferente, y que las pandemias empeoran las desigualdades a las que ya se enfrentan mujeres y niñas, sin embargo, no se encuentran acápites específicos sobre personas trans, queer o no binaria. En Ecuador no existe un documento específico sobre el tema.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.