ONUSIDA ha sido muy claro: Los gobiernos deben asegurar que las personas con VIH reciban su terapia antirretroviral para tres meses, si es posible hasta por seis meses, mientras dure la pandemia de covid-19. Lo anterior para asegurar que puedan cumplir sin problemas con las medidas de confinamiento y reduzcan al mínimo su exposición a este nuevo virus.

La denuncia realizada por el activista Sebastián Neira fue el primer antecedente de los recursos de protección para exigir terapia multi-mes.

Sin embargo, en Chile, al menos nueve personas con VIH, de distintas regiones del país han recurrido a las cortes de apelaciones de sus territorios para exigir que el Ministerio de Salud cumpla con la recomendación de dicho organismo internacional. Esto se ha sumado, en forma paralela, a la campaña del activista Víctor Hugo Robles, quien es uno de los recurrentes, para demandar que esta medida se haga efectiva en todos los hospitales públicos.

Corresponsales Clave conversó con Robles quien enfatizó que el gobierno chileno no ha entregado las terapias multi-mes debido a problemas de stock de medicamentos, lo que ha obligado a las personas con VIH a ir, mes a mes, a buscar sus tratamientos e incluso con más frecuencia en los casos en que se ha detectado la entrega fragmentada, por ejemplo, para 10 días. Este quiebre del abastecimiento ha sido reconocido por el Ministerio de Salud, cuyas autoridades han responsabilizado a las industrias farmacéuticas de esta situación, como también a la limitada capacidad de almacenamiento de los hospitales.

Si bien esta misma secretaría de Estado, en marzo, ya había decretado la entrega de medicamentos, hasta por tres meses, “siempre que las condiciones de dispensación, conservación o suministro del medicamento lo permitan” a las personas con enfermedades crónicas, esto no ha sido así para quienes viven con VIH con excepciones como las del Hospital de Arica, en el extremo norte del país, que ha entregado, a domicilio, medicamentos para dos meses a los usuarios del policlínico de VIH.

En Iquique, al norte de Chile, el activista Felipe Díaz, junto con interponer un recurso ha movilizado al mundo del teatro en la campaña multi-mes.

Robles relató que esta situación se hizo insostenible cuando Sebastián Neira hizo público, a través de un vídeo por redes sociales, en mayo, que cuando fue a buscar su terapia antirretroviral en el Hospital San José, en la capital, Santiago, solo le entregaron tabletas para 10 días, lo que se repitió, incluso, dos veces. El mismo Robles, después de recibir medicamentos para dos meses, se encontró con la situación, también en mayo, que su hospital solo le iba a entregar, ahora, para uno y decidió interponer el primer recurso de protección, el 3 de junio, en la Corte de Apelaciones de Santiago, justo cuando se cumplían 26 años de su diagnóstico de VIH.

Luego, siguieron recursos similares, primero, por el activista de la ciudad de Iquique, en el norte del país, Felipe Díaz, y después otros más en Concepción, La Serena y otras comunas de la Región Metropolitana. Hasta el momento, todos estos recursos han sido acogidos a tramitación, salvo uno, presentado por un usuario del Hospital Sótero del Río en Santiago declarado inadmisible y, en el caso de la acción de Robles, la corte dio a lugar una orden de “no innovar” que obligó al Hospital San José a entregarle los fármacos por tres meses. Lo mismo pasó con el recurso en Concepción pero por una dispensación para dos meses.

Respecto a las respuestas presentadas por la autoridad a las cortes, Víctor Hugo Robles comentó, en su caso, un informe de la subsecretaría de salud pública en “que desconoce la denuncia que yo hago y además dice que todo está funcionando normal, sino que, lo más grave de todo, deslegitima y pone en cuestión las funciones propias del poder judicial, porque dice que no pueden intervenir en asuntos propios de la administración de las políticas públicas sanitarias, que cualquier intervención sería una intromisión y me acusa a mí de causar una discriminación entre las personas que viven con VIH, porque estaría pidiendo un privilegio”.

Respecto a la campaña #TerapiasVIHMultimes, Víctor Hugo Robles destacó el apoyo que ha recibido de los colegios Médico, de Matronas y de Enfermeras, de la ONG Comisión Chilena de Derechos Humanos, de la Corporación Miles Chile, de la Federación de estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), de las diputadas Carol Cariola y Maya Fernández y de personalidades de la televisión chilena.

Junto con este trabajo que ha desarrollado como periodista, tanto en sus redes sociales, medios independientes y en su programa radial “Siempre Viva”, Robles espera que el Ministerio de Salud se pronuncie con una política clara respecto a la continuidad del programa de VIH en tiempos de pandemia, sobre todo en lo que respecta al control médico de las personas en los hospitales de alta complejidad del país.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.