Las organizaciones internacionales han previsto que la pandemia del COVID-19 tendrá un impacto catastrófico para millones de mujeres. Embarazos no deseados y el aumento de la violencia basada en género son algunos de los problemas que generan las órdenes de cuarentena y la orientación de todos los esfuerzos de los servicios de salud a enfrentar la pandemia, descuidando la respuesta a otras enferedades o cuestiones de salud.

Organizaciones de mujeres de Chile han levantado su voz a través de un pronunciamiento público que denuncia la ausencia de atenciones en salud sexual y reproductiva. Compartimos aquí el contenido del mismo:

La salud sexual de todas las mujeres en tiempos de pandemias

Desde que aparece el COVID19 en Chile, las atenciones en salud del sistema público se han visto directamente afectadas, especialmente la atención en salud sexual de todas las mujeres. Junto a la cancelación de la atención clínica y los exámenes en tratamiento a personas viviendo con VIH y otras patologías crónicas de alta complejidad, entre ellas un grupo importante de mujeres jóvenes, adultas y madres de familia, así como  mujeres trabajadoras sexuales, las mujeres afrontamos precaria información, suspensión de consultas y derivaciones a urgencias, lugares de alto riesgo de contagio del coronavirus. Mientras ocurren estas lamentables y graves situaciones, las autoridades de salud invitan a retomar los controles frecuentes de salud pero las mujeres trabajadoras sexuales y las mujeres viviendo con VIH no somos atendidas, ni  recibimos información adecuada y veraz.

Las mujeres trabajadoras sexuales, así como las mujeres viviendo con VIH/SIDA somos estigmatizadas y discriminadas por la sociedad, representando a los colectivos más sacudidos e invisibilizados por la pandemia del coronavirus. Sin embargo, pese a los obstáculos, hemos decidido, una vez más, levantar nuestras voces, enfrentando la exclusión social y manteniendo la lucha por nuestros derechos y necesidades básicas, reuniendo apoyo en alimentos y útiles de aseo para las trabajadoras autónomas, presenciales e independientes en todo el país, al igual que las mujeres viviendo con VIH reunidas en ICW capítulo chileno, mujeres invisibilizadas por la sociedad y los gobiernos de turno.

En estos días, el Gobierno de Chile anunció la entrega de cajas de productos de primera necesidad, llamadas “Alimentos para Chile”, incluyendo en sus productos toallas higiénicas y condones masculinos. Si bien es valorable esta política pública, más allá de la excesiva y oportunista publicidad que las autoridades realizan en su promoción y entrega, llama negativamente la atención la exclusión de condones femeninos y/o vaginales en esta entrega, siendo una política dirigida a todas las mujeres y anunciada por el ex ministro de Salud, Emilio Santelices. Una política pública que hemos promovido entusiastamente en diferentes ámbitos y espacios, realizando capacitaciones para los profesionales del Ministerio de Salud, profesionales de la salud de la atención primaria, secundaria y terciaria, efectuando talleres en Santiago, Valparaíso, Coquimbo, Concepción, Río Claro y Punta Arenas.

Fundación Margen, integrante de la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe, REDTRASEX e ICW de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA Capítulo Chileno, hemos sumado esfuerzos y experiencia organizacional  desde el liderazgo y el activismo social. Durante 2018 y 2019 hemos promovido con más ímpetu el acceso y uso del condón vaginal y/o femenino en toda la población de mujeres en nuestro país. Durante el desarrollo de esta pandemia buscamos retomar nuestra campaña pero no ha sido posible. La crisis por el coronavirus ha modificado y trastoca la vida de todas, especialmente de las personas más excluidas de la sociedad, entre ellas mujeres viviendo con VIH, mujeres trabajadoras sexuales, mujeres privadas de libertad, mujeres en situación de calle y mujeres con consumo problemático de alcohol y drogas.

Los derechos conquistados por organizaciones de mujeres se han visto gravemente afectados en medio de esta nueva pandemia que actúa como realidad pero también aparece como justificación y excusa. Hablamos de excusas porque mientras se promueve la inclusión de tres condones masculinos en las cajas de alimentos del Gobierno de Chile, se excluyen los condones femeninos. Hablamos de excusas porque mientras se promueve la entrega de toallas higiénicas en las cajas de alimentos, los servicios de salud sexual para la atención de mujeres, entre ellas mujeres trabajadoras sexuales y mujeres viviendo con VIH, están suspendidos y en el mejor de los casos, atendiendo solo situaciones graves y excepcionales.

Desde Fundación Margen e ICW Capítulo Chileno reafirmamos el compromiso en la lucha por la conquista de históricas demandas de mujeres viviendo con VIH/SIDA y mujeres trabajadoras sexuales que exigimos políticas públicas que centren su atención en la protección de la salud sexual y  reproductiva en todo el ciclo de vida de las mujeres. Exigimos al Gobierno de Chile garantizar el acceso a la salud, así como el acceso y uso del condón femenino en todos los tiempos, incluyendo  la entrega de terapias VIH multimes a todas las personas viviendo con VIH como recomienda ONUSIDA.

Fundación Margen  de Mujeres Trabajadoras Sexuales e ICW Capítulo Chileno de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA.

Santiago de Chile, 24 julio 2020

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.