Por Jesús Cáceres.-

La pandemia del covid-19 ha afectado todos los sistemas de salud del mundo, ha aumentado la pobreza, ha destrozado las economías y ha cambiado las vidas de las personas en el planeta, incluyendo, muy especialmente a las personas con VIH y las poblaciones vulnerables. En Venezuela la situación se hace mucho más grave por la crisis humanitaria compleja que se vive y acentúa la escasez de alimentos, agua potable, fallas en el suministro eléctrico, deterioro de los sistemas públicos, falta de combustible para el transporte, deterioro del sistema de salud y su incapacidad de dar respuesta a las necesidades de la población.

AMAVIDA - Zulia en una manifestación (Foto de Archivo institucional).

Al igual que en otros países, en Venezuela, las personas dejaron de asistir a los servicios de salud pública, no solo por el miedo a contraer el covid-19, sino también por la falta de medios de transporte, falta de circulación de dinero en efectivo para el pago de transporte en buses y el alto costo de las tarifas de los que -a medias- funcionan, debido a la falta de combustible.

El contexto, también limitó el trabajo presencial de las ONG que daban consejería y, ahora, con el apoyo de ONUSIDA, la Asociación civil Manantial de Vida Pro defensa de los derechos humanos – AMAVIDA, del Estado Zulia, brindará este servicio de manera virtual. Los Servicios de Consejería en VIH a través de medios virtuales, en el contexto de la pandemia de covid-19 contribuirán a prevenir las infecciones de transmisión sexual, el VIH y el covid-19 y proporcionaran información sobre estos temas en el marco de la pandemia, ya que permitirá monitorear e identificar las conductas y prácticas del usuario que aumentan el riesgo de adquirir el VIH, covid -19 y las ITS o la posible reinfección; asimismo, brindará apoyo a las personas con VIH a mejorar la adherencia de los tratamientos.

En una nota de prensa en la que ONUSIDA felicita a las 26 organizaciones ganadoras de proyectos reconoce que “en casi 40 años de experiencia en la respuesta al VIH, hemos aprendido que las iniciativas lideradas por la sociedad civil y las comunidades son esenciales para el contexto que enfrentamos con la llegada de la covid-19”.

Estevan Colina presidente de AMAVIDA informó que este proyecto estará enfocado en el fortalecimiento de las organizaciones no gubernamentales que ofrecen servicios de Consejería y Apoyo a las personas con VIH y covid-19 a través de nuevas herramientas tecnológicas; para ello se capacitará a las ONG en la utilización de nuevas herramientas digitales, actualizando los protocolos de atención para ofrecer estos servicios en forma  virtual a través de las redes sociales, telefonía móvil, sitios web, y así garantizar el acceso de las personas a la consejería, desde espacios promovidos por las comunidades.

Esteban Colina, presidente de Amavida - Zulia.

Así mismo explicó Colina que “el proyecto será ejecutado en 04 fases y esta direccionado a la atención a personas con VIH, poblaciones clave afectadas y vulnerables al VIH (hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres, trabajadoras y trabajadores sexuales, personas transgénero, usuarias/os de drogas inyectables, personas privadas de la libertad); mujeres y jóvenes que viven con VIH; poblaciones indígenas y personas en movilidad (migrantes, refugiados o solicitantes de asilo) que viven o son vulnerables al VIH”.

Este proyecto llegará a diez Estados de Venezuela y se ejecutará en alianza con 10 ONG: Asociación Civil Impulso Vital Aragua, Fundapema, Gran Familia de la Salud, Manos Amigas por la Vida, Conciencia por la Vida, Alianza Colectiva Contra el VIH, ADHAM, Fundasidarta, Catedra de la Paz y AMAVIDA.

Más proyectos desde las organizaciones de base

ONUSIDA LATINA, en su nota de prensa, da a conocer que los proyectos que recibirán fondos catalíticos para responder a los desafíos de los países para responder a dos epidemias que se encuentran y afectan profundamente a las personas serán ejecutados en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela.

“Estas propuestas son soluciones innovadoras lideradas por las comunidades y para las comunidades que contribuirán con las respuestas al VIH y la COVID-19, de los países de América Latina y el Caribe, con un enfoque interseccional”, explica el Dr. César Núñez, Director Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe, en la nota.

Finalmente, Nuñez expresa: “Necesitamos construir una cultura de solidaridad, confianza, compromiso y amabilidad. Las organizaciones de base comunitaria y la sociedad civil llegan a aquellas poblaciones que se están quedando atrás, y consiguen resultados sólidos. (…) Estamos seguros que estas 26 intervenciones nos ayudarán a construir una respuesta más eficaz, más humana y sostenible tanto al VIH como a la COVID-19.”

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.