En una nota de Corresponsales Clave habíamos destacado la labor del centro comunitario de la ONG Redes de Orientación en Salud Social, Red OSS, en la respuesta al VIH durante la pandemia de covid-19 en Santiago de Chile. Esta labor fundamental, debido a las restricciones de acceso a los centros públicos de salud también la han llevado adelante la ONG Vivo Positivo, la Corporación Chilena de Prevención del Sida (AcciónGay), el Sindicato de Trabajadoras Sexuales “Amanda Jofré” y la Aids Healthcare Foundation (AHF), entre otros.

Manuel Jorquera, al centro, en una actividad de Vivo Positivo previo a la pandemia de covid-19.

Corresponsales Clave habló con Manuel Jorquera, director de Vivo Positivo, quien detalló que su centro de testeo y atención médica, ubicado en la comuna de Santiago, atiende un promedio diario de 15 personas, entre las que se cuentan migrantes, personas trans, trabajadoras sexuales y personas que temen tomar contacto con los hospitales debido al estigma y dijo que el equipo, integrado por médico, enfermera y psicólogo, realiza, entre otras tareas, el diagnóstico de VIH y la vinculación con los hospitales del Servicio de Salud Metropolitano Oriente para el inicio de tratamiento antirretroviral.

Jorquera comentó que, para llevar adelante este trabajo, junto con el apoyo de dicho servicio metropolitano, que es un organismo descentralizado del Ministerio de Salud, también han recibido donaciones de la Central de Abastecimiento (Cenabast) del mismo ministerio, consistentes en elementos de protección personal y otros insumos para prevenir el contagio de coronavirus entre sus trabajadores y los usuarios del centro de atención, ubicado en calle San Isidro 367, en las cercanías de la estación de Metro “Santa Lucía”.

Recalcó que, por las medidas de pandemia de covid-19, las personas que deseen hacerse la prueba de VIH o acceder a una consulta deben, primero, agendar una cita por teléfono en el celular: 956591596. Así, dijo, pueden pedir una cita de lunes a jueves de 10.00 a 20.00 horas.

Para Jorquera, la labor que viene desarrollando Vivo Positivo en este campo va más allá del testeo. Cree fundamental la vinculación con los policlínicos de VIH para que las personas inicien tratamiento lo antes posible y, de ese modo, no pasen a etapa sida y no transmitan el virus cuando alcancen la indetectabilidad en sus chequeos de carga viral, en consonancia con la campaña “indetectable = intransmisible” (I=I).

El equipo de Vivo Positivo recibiendo un aporte de elementos de protección personal del Ministerio de Salud.

Covid-19 y VIH

Respecto a la respuesta al VIH en estos meses de covid-19, el dirigente lamentó que el sistema de salud haya restringido la toma de exámenes de ELISA o de pruebas rápidas, en un contexto en que, además, las personas dejaron de ir a los hospitales y centros de atención primaria por temor al coronavirus. Enfatizó que, incluso bajo cuarentena, la gente sigue teniendo sexo y que las trabajadoras sexuales continúan ejerciendo, por lo que era vital mantener vigente la posibilidad de hacer diagnósticos oportunos de VIH e infecciones de transmisión sexual.

Agregó que otro problema ha sido que las personas con VIH y en tratamiento no han podido hacerse los exámenes de rutina de CD4 ni de carga viral, cada tres meses en los que inician la terapia o cada seis, para los que ya están en control habitual. Jorquera estima que esto es avanzar a ciegas, sin saber si las personas están respondiendo bien a los medicamentos o si se mantienen indetectables o si están en riego de hacer una infección.

Por otra parte, estimó urgente que Chile implemente la PrEP o profilaxis preexposición para las personas sin VIH. Desde su punto de vista, el “condón químico” debe estar disponible como método preventivo. Si bien, el 2020 era el año en que el Ministerio de Salud tenía programado integrar este servicio a los hospitales, la pandemia de coronavirus detuvo esta iniciativa hasta nuevo aviso.

Otra de las preocupaciones de Jorquera es el acceso a tratamiento antirretroviral para las personas migrantes. Dijo que una dificultad que tiene su centro comunitario para vincularlos a un hospital es la necesidad que cumplan 31 días de residencia en el país antes que el Fondo Nacional de Salud (Fonasa), la aseguradora pública, les asigne un número provisorio de cédula de identidad para financiar el tratamiento.

“Sin embargo, como la Circular 6 del Ministerio de Salud les asegura atención de urgencia sin importar su situación migratoria, les decimos a los hospitales que en vez de ser atropellados por un auto, los atropelló el sida y que no puede esperar”, dijo.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.