Por Paola Sánchez.-

Durante la pandemia de covid-19 y en medio de las medidas de confinamiento impuestas por los gobiernos para contener el virus, a nivel mundial, la violencia de género ha aumentado exponencialmente afectando a todas las mujeres, en especial a las mujeres trans, que son víctimas de crímenes de odio y de la impunidad que rodea a estos crímenes tal como se evidencia en un informe realizado por la Red Latinoamericana y del Caribe de personas trans (REDLACTRANS).

Posteo en las redes sociales de Diane Rodríguez exigiendo justicia.

En Ecuador, según datos de la Fiscalía General de la Nación, durante el confinamiento, se registraron veintiséis feminicidios, la mayoría ocasionados por las parejas o exparejas de las víctimas. Los aislamientos obligatorios impuestos por los gobiernos y los toques de queda, han creado el contexto perfecto para que esta situación de extrema violencia que viven las mujeres en la región se agrave, afectando de manera particular a las mujeres trans debido a su orientación sexual, identidad o expresión de género.

Según el informe “Runa Sipiy”, que en quechua significa “asesinatos” hacia la población Trans – LGBT, elaborado cada año desde el 2013 por parte de la Asociación Silueta X, en lo que va de 2020, once mujeres trans han sido asesinadas en Ecuador.

La última de las víctimas reportada fue Antonella R.G. quien fue brutalmente asesinada por su expareja en su domicilio en el sector de las Orquídeas en la ciudad de Guayaquil. Su cadáver fue hallado junto a su perro, en medio de un charco de sangre y con ocho puñaladas en todo el cuerpo, incluyendo la boca y los ojos.

De acuerdo con Diane Rodríguez, mujer trans y defensora de los derechos humanos, directora de la Asociación Silueta X, en el año 2017 se reportaron 3 asesinatos a mujeres trans, una alta reducción comparada con los reportados en años anteriores, lo que hacía pensar que este número continuaría a la baja en los siguientes años, pero no fue así.

El número de asesinatos a mujeres trans aumentó en el año 2018 y en especial en el 2019, cuando se reportaron 16 asesinatos a personas de la comunidad LGBTI, de los cuales 12 fueron a mujeres trans. “En el 2017, había más intentos y amenazas de asesinatos en contra de nuestras poblaciones pero menos muertes. Ahora, con este ambiente que favorece la violencia y la discriminación contra nuestras poblaciones, ya no solo ‘amenazo a una persona de la diversidad’, sino que cumplo con el cometido y la asesino”, dijo a Corresponsales Clave.

Publicación en la prensa ecuatoriana sobre el asesinato de Antonella.

La activista ha insistido numerosas veces en la importancia de que se tipifique el crimen de transfeminicidio: “Los datos estadísticos demuestran que las mujeres trans son las más golpeadas, las más asesinadas, necesitamos la figura de transfeminicidio para poder dar solución a un problema que solo compete a las mujeres trans, ya que no se puede comparar a una mujer cisgénero que es asesinada por su pareja con respecto al asesinato de una mujer trans por parte de su pareja”.

Pese a las constantes denuncias que se han hecho por parte de organizaciones de sociedad civil hacia las distintas entidades gubernamentales que tienen competencia en el tema, exigiendo que se investiguen los hechos para que no queden en la impunidad y que se establezcan las sanciones a los responsables de estos crímenes de odio, así como la reparación integral a las víctimas indirectas, el Estado no ha respondido y los crímenes han quedo en la total impunidad.

Para Mabel García Lucas, primera abogada trans del Ecuador y activista por los derechos humanos, el Estado no hace absolutamente nada. “Para el Estado no existimos”, recalcó. Asimismo, manifestó a Corresponsales Clave que, pese a la historia de lucha que han llevado las poblaciones de la diversidad sexo/genérica en el país y habiendo transcurrido 22 años desde la despenalización de la homosexualidad, “en la actualidad el retroceso (en el respeto) de los derechos humanos y derechos constitucionales en nuestro país es inmenso”.

Diane Rodríguez concuerda con esto. Para ella, dentro del actual gobierno, se ha dado un gran retroceso en el avance de los derechos de las mujeres y sobre todo de las diversidades y el aumento de los asesinatos de mujeres trans es un reflejo de esto. Dijo que “en una sociedad como la ecuatoriana (…) donde hay violencia por parte de grupos ultraconservadores en contra de nuestras poblaciones, se crea un ambiente en el que la sociedad piensa que no somos sujetos de derechos, y ahí es donde se disparan los casos de asesinatos contra nuestras poblaciones”.

El incremento de la violencia contra las mujeres trans en Ecuador en este tiempo de coronavirus y la falta de respuesta del gobierno ecuatoriano evidencia la necesidad que tiene el país de transformar los patrones sociales y culturales que perpetúan la discriminación, la inequidad de género y la violencia contra las mujeres y los cuerpos feminizados. El gobierno del Ecuador está en deuda con las mujeres en toda su diversidad. La sociedad civil no callará y no parará de denunciar estos asesinatos. ¡Ni una menos!, ¡vivas nos queremos!

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.