Por Rodrigo Agüero.-

El punto de partida de la XVII Marcha LGBT, organizada por la Coalición LGBT del Paraguay; fue el emblemático cementerio de la Recoleta, sobre la Avenida Mariscal López, en Asunción, a diferencia de años anteriores donde los participantes marchaban desde la histórica Escalinata de Asunción hasta el Panteón de los Héroes. La caravana empezó puntualmente a las 17:30 horas del día miércoles 30 de setiembre, con una temperatura de 40⁰ bajo un cielo cubierto por el humo de los grandes incendios forestales que se registran en todo el país. Se estima que participaron al menos unas 1.500 personas, según los organizadores.

Los colores del arcoíris, representativos de la comunidad, se lucieron este año en vehículos, micros, motos y hasta bicicletas adornados con globos, cintas y banderas.

Los colores del arcoíris, representativos de la comunidad, se lucieron este año en vehículos, micros, motos y hasta bicicletas adornados con globos, cintas y banderas, desde donde los participantes reclamaron derechos igualitarios para todos y todas.

En la vereda del emblemático cementerio, estaban las “Tatucadas“, bateristas lesbianas del grupo Aireanas, que defienden y protegen los derechos de las mujeres lesbianas en Paraguay. A su paso, los y las participantes deleitaron una divertida y ruidosa batucada de tambores y flautas.

En su trayecto por varias avenidas principales de la ciudad de Asunción, hubo paradas frente a edificios históricos del casco antiguo de la ciudad como La Escalinata de Antequera, La Catedral Metropolitana, el Panteón de los Héroes y culminó con un número artístico en la Plaza de la Democracia.

Una de las paradas que más llamó la atención fue en la Catedral Metropolitana que fue iluminada con el “108″ número con el cual se estigmatizó a los hombres gays en la época de la dictadura Stronista y que aún se utiliza de forma peyorativa hacia los hombres gais en Paraguay.

El emblemático edificio del Banco Nacional de Fomento fue otro de los sitios que fue iluminado con palabras de reclamo como; Soy trans. Soy bisexual. Soy trabajadora sexual. Soy marica. Soy lesbiana. Soy 108. Soy revolución. Sucia por siempre. Soy pansexual. Soy torta. Soy puto. Soy otras cosas. Soy puta. Soy loca. Soy no binarie.

En la vereda del emblemático cementerio, estaban las "Tatucadas", bateristas lesbianas del grupo Aireanas.

Una Ley que se exige

Con esta marcha, la comunidad LGBT del Paraguay, las organizaciones que integran la Coalición LGBT y grupos de derechos humanos reclaman, desde hace más de una década, una “Ley contra toda forma de discriminación”.  Según la abogada y activista por los derechos humanos y miembro de la Red contra toda forma de discriminación (RCTFD), Mirtha Moragas, consultada por Corresponsales Claves, la Ley se llama “Julio Fretes” y es una iniciativa de la Red en articulación con más de 30 organizaciones de la sociedad civil que desde el 2007 promueve el proyecto de ley.

La abogada explicó que el proyecto de ley “Julio Fretes” fue presentado por primera vez en el 2007, se trató y rechazó por escaso margen en el 2014. Se volvió a presentar en el 2015 con la firma de la entonces senadora Blanca Fonseca y los senadores Adolfo Ferreiro, Carlos Filizzola y Miguel Abdón Saguier, fue girado a 4 comisiones y tiene dictamen favorable de dos: la Comisión de Derechos Humanos y la Comisión de Equidad y Género. La Red Contra Toda Forma de Discriminación sigue promoviendo el conocimiento sobre dicho proyecto de ley.

Julio Fretes fue una persona con discapacidad y reconocido activista de los derechos de las personas con discapacidad. Fue fundador de la RCTFD y falleció en el 2012.

En Paraguay, uno de los sectores más golpeados y discriminados es el de las mujeres trans, debido a que no son admitidas en el ámbito laboral. Los constantes ataques y asesinatos son reclamados por la ONG “Panambi”, que apunta a la fiscalía de ser cómplice, debido a que no investigan los crímenes de las personas trans asesinadas en las calles.

las organizaciones que integran la Coalición LGBT y grupos de derechos humanos reclaman, desde hace más de una década, una “Ley contra toda forma de discriminación”.

Según publica “Panambi” en su informe “Situación de Violencia hacia las personas Trans 2019”: “ la violencia y la discriminación hacia las personas trans se mantienen incólumes, tanto desde el propio Estado paraguayo, así como desde la sociedad. En ese sentido, esta discriminación y violencia estatal se manifiestan, a través de distintas formas. En este contexto, se tiene a un sistema de salud abiertamente discriminatorio que no respeta, ni siquiera una resolución estatal que establece el respeto al nombre social de las personas trans. De igual manera, se observa que la violencia y la discriminación siguen vigentes en las penitenciarías a pesar de que se cuenta con una resolución que exige el respeto de los derechos humanos de las personas trans. En cuanto al Ministerio Público, se cuenta con una flagrante discriminación que se manifiesta en la oposición al cambio de nombre de personas trans en dos juicios civiles que han llegado hasta la Corte Suprema de Justicia, la que tiene la excelente oportunidad de sentar un precedente histórico haciendo lugar a la identidad de género de las demandantes y así cumplir con la Constitución y el derecho internacional de los derechos humanos.”

La caravana terminó con un fuerte mensaje de “Basta de discriminación” apuntando directamente a los sectores religiosos y grupos fundamentalistas que siguen promoviendo el odio y el estigma de la comunidad LGBT. La Red Contra toda Forma de Discriminación continúa realizando varias actividades con el fin de concienciar y educar sobre la importancia de la aprobación de la ley “Julio Fretes” que duerme en el Congreso Nacional desde el año 2015.

Los grupos que conforman la coalición LGTB en Paraguay son Aireana, por los derechos de las lesbianas, la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero del Paraguay Panambi; Las Ramonas, organización de jóvenes feministas; Unidos por el Arcoíris, de padres familiares y amigos de personas gay, lesbianas y trans; Escalando, de personas trans; La Mansión 108, un espacio cultural; Todo Mejora Paraguay, para la educación en DDHH; Somos Pytyvohara, adolescentes y jóvenes por los derechos sexuales y reproductivos; Unidas en la Esperanza, de mujeres trabajadoras sexuales; el Centro de Investigación y Estudios de la sexualidad de Coronel Oviedo y activistas independientes.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.