Ante la falta de empleo y oportunidades laborales las mujeres con VIH han buscado la forma de emprender para llevar el alimento a sus hogares, ya que las desigualdades de género, en el contexto de la pandemia de covid-19, se han visto agudizadas en Nicaragua especialmente para esta población clave.

Debido a las medidas de contención del coronavirus, la economía mundial se vio afectada y el país no fue la excepción. Muchos nicaragüenses perdieron sus empleos y varios negocios se vieron afectados. Según la Fundación nicaragüense para el desarrollo económico y social (Funides) se estima que, para diciembre del 2020, cerca de 2.4 millones de nicaragüenses terminarán en la pobreza.

Una beneficiaria de los apoyos de ICW Nicaragua muestra los productos de su nuevo negocio.

Aunque el panorama pareciera desesperanzador, las mujeres con VIH del departamento de Masaya han logrado empezar una cooperativa y han impulsado pequeños negocios con el fin de sacar adelante a sus familias. Esta iniciativa fue posible por el apoyo del Centro de estudios y promoción social (CEPS) en conjunto con la Comunidad internacional de mujeres viviendo con VIH/Sida (ICW) de Nicaragua.

María Tereza Martínez coordinadora ICW Nicaragua comentó a Corresponsales Clave sobre esta iniciativa. “A través de la realización de grupos de empoderamiento se conoció las necesidades de las mujeres donde se pudo conocer que la mayoría de las mujeres con VIH, además de sufrir violencia, no contaban con una herramienta que les permitiera ser autosostenibles o tener un ingreso para subsistir lo que nos llevó a realizar gestiones con organismos aliados en la búsqueda de capacitaciones como bisutería, manualidades, cuidado personal y la conformación de una cooperativa de ahorro”, dijo.

La dirigente agregó que “realizamos alianzas con COSEP (Consejo superior de la empresa privada), CEPS, la Cámara de Comercio de Nicaragua (CDICONIC), Hábitat para la Humanidad, la Iglesia Luterana, entre otras personas aliadas. Se han realizado talleres y cursos sobre contabilidad básica, marketing digital, uso de las TIC (herramientas de tecnología, información y comunicación), creación de páginas. Gracias a este apoyo de alianzas y de un plan de incidencia se ha logrado contar con reconocidos coaches (entrenadores) internacionales y nacionales quienes nos siguen formando”.

Aleyda Torrez, una de las beneficiarias de este proyecto, también habló con Corresponsales Clave al respecto. “Durante los meses más fuertes de la pandemia y gracias al apoyo de CEPS, que brindó apoyo monetario para emprender un negocio a las mujeres que vivimos con VIH para poder sobrevivir, ya que no todas tenemos un trabajo fijo o estable, a pesar de las adversidades, la población no quería salir a los comercios por temor a adquirir el virus del covid-19, fue una gran oportunidad para poner un pequeño negocio para facilitar a la comunidad sus necesidades básicas y ayudarme a mí económicamente”

Aleyda Torrez es una de las emprendedora del departamento de Masaya.

Agregó que “aunque los miembros de mi familia se vieron afectados por covid-19, me vi en la necesidad de suplir para medicinas y alimentación, esto afectó mis ingresos económicos, pero he seguido adelante con mi emprendimiento, pues con el CEPS he logrado un pequeño ahorro que le deposito quincenalmente y ya es un fondo en caso de emergencias”.

Otra de las beneficiarias, que prefirió omitir su nombre, relató a Corresponsales Clave que gracias al apoyo de ICW y a las alianzas que ellas han realizado, han recibido capacitaciones con el COSEP. “Recibimos capacitaciones en línea por dos meses, las capacitaciones eran sobre contabilidad, hacer publicidad a nuestros negocios, spot publicitarios y sobre ahorro, que realizamos en la cooperativa, gracias a este apoyo he logrado surtir mi negocio, aunque lo cerré por dos meses, he seguido adelante, no he dejado de realizar el emprendimiento y de vender mis productos; en Masaya solo ICW ha dado la cara por nosotras, solo ellas han estado pendientes de nosotras y de nuestras necesidades”, aseguró.

Ante las adversidades de la pandemia de covid-19, las mujeres con VIH pueden salir adelante. Este grupo, empoderado, fuerte y luchador, da un digno ejemplo de superación y motivación para aprender y hacer esfuerzos para lograr metas. Por lo mismo, es necesario que otras organizaciones e instituciones apoyen con los conocimientos y medios a las personas con VIH de Nicaragua en estos tiempos de coronavirus.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.