Durante la celebración del Día Mundial de respuesta al VIH han salido a relucir los problemas sociales y de servicios de salud denunciados por la sociedad civil que han oscurecido las actividades que para este día el oficialismo nacional generalmente efectúa.

La sociedad civil denunció la falta de reactivos para PCR, Carga Viral y CD4, así como el desabastecimiento parcial de antirretrovirales que, a pesar de la lucha por las redes con trabajo en VIH desde el 2018, no se ha podido resolver; a esto se aúna la pobre calidad humana en los servicios de salud prestados a las personas con VIH.

El Frenaci participó de las actividades del Día Mundial de lucha contra el sida.

Los reclamos de organizaciones como el Voluntariado LGTB Dominicano, El Frente Nacional de Activistas y Consejeros Independientes (Frenaci), Lluvia de Bendiciones, Fundación Grupo Paloma, Trans Siempre Amigas (TRANSA), entre otras, están dirigidos a que la sociedad civil sea parte efectiva de la toma de decisiones en materia de VIH, mayor trabajo en materia de prevención a la población civil, enfocar de manera efectiva los procesos de capacitación y sensibilización al personal de salud, aunar esfuerzos para apoyar y lograr que la ley de igualdad y no discriminación sea aprobada y, sobre todo, que se acaben los desabastecimientos en cualquier forma.

En ocasión del Día Mundial de respuesta al VIH, las organizaciones hicieron actividades como entrega de condones a nivel nacional, charlas a la población civil en prevención y protección contra el covid, charlas sobre derechos humanos. En las redes sociales hicieron campañas de apoyo a la ley en materia de Derechos Humanos y no discriminación.

Por su parte, y algo ajenos de la realidad que atraviesan los sistemas de salud, el Gobierno Dominicano conjuntamente con Salud Pública, la Dirección  General del control de  infecciones de Transmisión Sexual  y Sida (DIGECITSS) y el Consejo Nacional del VIH SIDA (CONAVIHSIDA), aprovecharon para hacer una presentación a gran escala de una Guía para la adherencia al tratamiento de antirretrovirales para las personas con VIH, también realizaron entrevistas, conversatorios de manera virtual, lanzamiento de la primera bola en un torneo de baseball nacional, entre otros.

La sociedad civil ha asumido esto como un show mediático, ya que no puede haber una buena adherencia al tratamiento cuando las terapias son entregadas en ocasiones incompletas por falta de algún fármaco y sin una guía de consejeros pares que dé las pautas para documentar o medir la adherencia de los pacientes.

Yesenia Medina (Frenaci) dijo que su meta es contribuir a mejorar la calidad y calidez de los servicios de salud prestados, que los antirretrovirales lleguen a tiempo.

Entrevistamos a Yesenia Medina, miembro del comité rector del Frente Nacional de Activistas y Consejeros Independiente (FRENACI), sobre cuáles eran los mayores retos para el VIH en República Dominicana. “Primero, la desorganización que existe en los programas  en cuanto a la compra,  distribución y dispensación de medicamentos, la falta de una atención de calidad  por parte de los servicios de salud, no existe un programa de actualización en la respuesta al VIH  dirigidas al personal de salud que prestan sus servicios en los centros de atención integral y también el reto de combatir de forma efectiva la discriminación y la desigualdad social para las personas con VIH, destacando que todavía habían empresas que hacían la prueba de VIH sin un consentimiento escrito como factor único para otorgar o no un empleo. Los retos son muchos y hace falta no solamente el compromiso, sino la voluntad de hacerlo” dijo.

Como miembro del comité gestor y coordinador de FRENACI, Medina señaló que Nuestro compromiso principal es colaborar con que estas metas (para detener el VIH al 2030) se cumplan y contribuir a mejorar la calidad y calidez de los servicios de salud prestados, que los antirretrovirales lleguen a tiempo, dar seguimiento en materia de educación, actualización y sensibilización a los consejeros pares y así se pueda hablar de una adherencia efectiva, estos compromisos asumidos por nosotros son porque entendemos que una buena adherencia no solamente es parte de las personas, sino también del Estado Dominicano de proveer medicamentos a tiempo y los análisis de laboratorios  que son los únicos indicadores para saber si la persona tiene o no un buena adherencia y la sociedad civil”.

Bethania Betances, encargada país de ONUSIDA, manifestó en una entrevista oficial difundida en redes sociales que su misión “es liderar los esfuerzos mundiales para poder conseguir que al 2030 la epidemia del VIH sea una epidemia que se haya eliminado como un problema de salud pública para los cuales ONUSIDA tiene 3 grandes estrategias: la primera es tratamientos para todos, que todo el mundo conozca su estatus serológico y que se mantengan indetectables e intransmisibles; la otra meta es la prevención, necesitamos disminuir las nuevas infecciones por VIH a través de programas efectivos de prevención y la tercera meta tiene que ver con el estigma y la discriminación porque nos es posible la eliminación del VIH si el estigma y discriminación siguen reinando”.

Para lograr que las metas pautadas para el 2030 se puedan cumplir se requiere de los esfuerzos a nivel mundial.   Si se quiere frenar la epidemia del VIH en el mundo, los gobiernos y todos los ciudadanos, sin importar credo, ocupación, etnia, identidad de género u orientación sexual deben comprometerse a trabajar en pos de un mundo sin VIH. Debemos unirnos en una solidaridad mundial y una responsabilidad compartida.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.