Si bien es cierto que los diferentes discursos por la conmemoración del 1 de diciembre fueron muy emotivos, no es menos cierto que este año de manera particular nos enfrentamos a serios desafíos en el país, no solo por el covid-19 sino también por los cambios políticos y los retos que en época de pandemia asumen las nuevas autoridades, mientras todas las miradas están dirigidas a mitigar el impacto del covid-19, dejando de lado otras respuestas que deben ir de la manos.

Las deudas dejadas por la pasada gestión en la mayoría de las entidades del Estado juegan un papel importante en la falta de insumos de los diferentes programas. Es de dominio público que los proveedores no continuarán otorgando líneas de crédito en tanto el Estado no ponga al día los pagos atrasados. Tanto los grandes como pequeños proveedores dicen no poder seguir soportando la carga económica ya que también, debido a la pandemia, sus ventas han bajado.

Las mujeres con VIH dominicanas no acceden a pruebas de carga viral, CD4 o acompañamiento para decidir sobre la lactancia, en un contexto de desabasto.

El programa de reducción de la transmisión vertical del VIH está entre los más afectados, ya que desde finales del año pasado no cuenta con fórmula láctea infantil para los recién nacidos, poniendo en riesgo su salud y desarrollo, exponiéndolos a la infección, en un contexto de intermitente acceso a tratamiento antirretroviral o desabastos de medicamentos.

Aunque las normas del reducción de la transmisión materno infantil del país estipulan que el estado debe garantizar a los recién nacidos la fórmula láctea de reemplazo durante los primeros seis meses de vida; en este contexto de desabasto, las madres en situación de pobreza dan de lactar, sin un adecuado seguimiento de pruebas de carga viral ni CD4. Tampoco se cuenta con PCR para los niños y niñas. Con estos controles al día, se contaría con un indicador sobre si la madre está en condiciones de dar de lactar.

República Dominicana aún no ha considerado el derecho a decidir por la lactancia de las mujeres, tampoco existe acompañamiento profesional para estos fines ni está  contemplado en las normas de atención a las mujeres con VIH.

Corresponsales Clave conversó sobre la situación de desabasto con la doctora Mónica Thormann, directora de la Dirección General de Control de Infecciones de Transmisión Sexual y Sida (DIGECITSS), quien aseguró que muy pronto se estaría resolviendo la situación de la leche y que ella –directamente- está impulsando que desde contraloría se realice el pago lo antes posible. “Yo, de manera personal, estoy dando seguimiento a la compra, aunque a DIGECITSS no le corresponde involucrarse en ese proceso, pero estamos comprometidos con dar respuesta al programa nacional, por esta razón apoyamos al Ministerio de Salud para que se agilice. Uno de los errores que cometió la comisión de compras del ministerio fue subirlo como MIPYME para dar apoyo a las pequeñas y medianas empresas pero desafortunadamente ninguna calificó, esto ha provocado retraso porque habrá que subirlo nuevamente (al portal de compras),” declaró Thormann.

En estos momentos se están llevando a cabo acciones concretas para ampliar el programa de reducción de transmisión vertical y asegurar protocolos, guías y estrategias que correspondan con las demandas de la población meta a nivel nacional, con marcado énfasis en la reducción de la transmisión materno infantil del VIH, según un informe técnico elaborado por la DIGECITSS presentado en el marco de la conmemoración al Día Mundial de la respuesta al VIH.

Las reacciones de la sociedad civil ante este anuncio no se hicieron esperar y emplazaron al estado a resolver de forma inmediata las carencias del programa nacional, ya que no solo se trata de las leches, sino a también de otros insumos.

Corresponsales Clave visitó dos centros maternos infantiles en los que funciona el programa de transmisión vertical y ambos coincidieron en señalar que hace cerca de un año no reciben las fórmulas lácteas. Algunas de las madres abordadas que están próximas a desembarazarse expresaron sentir temor de parir y no contar con la leche, ya que estas representan un alivio para ellas, que en algunos casos son madres solteras.

Aunque no existen datos oficiales, al menos unas 200 mujeres con VIH han parido en lo que va del año y menos de la cuarta parte recibió leche por un mes, a excepción de la Maternidad La Altagracia, que según se pudo comprobar, tuvo fórmulas hasta el mes de mayo.

En las últimas semanas, República Dominicana ha estado en los titulares de los principales medios informativos debido a los escándalos por corrupción en la administración pública que envuelven a diferentes ex funcionarios de diversas instituciones gubernamentales del pasado gobierno. A pesar de tener algunos datos de corrupción relacionada con la compra de medicamentos e insumos del programa nacional de VIH, no fue posible para CC contar con las evidencias que lo demuestren de manera específica.

La vigilancia ciudadana y el control social de los procesos de licitación son de vital importancia para contribuir con la transparencia y el mejor uso de los recursos destinados a la respuesta nacional al VIH.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.