Un comunicado de la Asociacion Transvida, con sede en San José de Costa Rica, que atiende a mujeres trans, denunció el miércoles pasado que la Caja costarricense de Seguridad Social (CCSS) no está entregando, desde hace meses, la provisión regular de condones y lubricantes a poblaciones claves, como trabajadoras sexuales y mujeres trans.

La Caja Costarricense de Seguridad Social redujo hasta suspender por completo la provisión de condones a las poblaciones clave.

Entre el 2000 y 2019 las infecciones por VIH disminuyeron en 39% en el mundo; en Costa Rica, por el contrario, incrementaron los casos un 11% anual, lo que debiera despertar alertas en el país sobre la prevención de la infección.

Sin embargo, la CCSS quien asumió la provisión de condones como parte del proceso de transición del Fondo Mundial, ha ido reduciendo la provisión de condones a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan con las poblaciones vulnerables a la epidemia hasta suspenderla por completo el pasado diciembre.

El comunicado de la Asociación Transvida señala que las mujeres trans tienen una alta incidencia de VIH, según la última encuesta de seroprevalencia realizada en el país en el 2017-2018, y en el contexto de la pandemia por COVID-19, están más expuestas que antes a la infección. Las restricciones de la pandemia ha dejado a muchas personas sin trabajo y, en esa situación, el trabajo sexual sigue siendo la alternativa para las mujeres trans que deben pagar cuentas y saciar su hambre. Sin embargo, la CCSS ha restringido la provisión de condones.

Antonella Morales, señaló que no reciben dotación de condones desde diciembre. Foto: Hivos.

Según Antonella Morales, directora de la asociación, aproximadamente 450 mujeres trans se están viendo afectadas ante esta situación. La cantidad establecida para la provisión a cada una de las mujeres trans que acuden a la organización fue de 100 condones, sin embargo no han podido atender esta demanda y habrían estado entregando 21 condones al mes. Pero desde diciembre ya no reciben ninguna dotación de condones de parte de la CCSS. Se conoce que los hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres y mujeres trabajadoras sexuales cisgénero también fueron afectadas con estos cambios en la provisión de condones.

Otros retrocesos en derechos de las poblaciones clave

Dayana Hernández, cofundadora y coordinadora de proyectos de Transvida, denunció también que las pruebas de VIH para estas personas se están demorando y que el Ministerio de Educación Pública (MEP) intenta cerrar el programa “De las calles a las aulas”, así como las exoneraciones de exámenes de bachillerato por madurez que habían conseguido para mujeres trans.

Ante esta situación, la Asociacion Transvida ha señalado que procederán con otras acciones de denuncia.

Si bien el país, a través de su Ministerio de Salud ha demostrado un buen manejo de la pandemia de COVID-19, a nivel de la subregión; parece haber descuidado los avances en materia de VIH y su compromiso como Estado hacia la transición de la sostenibilidad de la respuesta nacional del VIH para no dejar a nadie atrás, lo que pondría en riesgo los progresos que Costa Rica ha logrado en materia de derechos humanos hacia las mujeres trans.

Dayana Hernández señaló que la pandemia ha sumido a las mujeres trans en la pobreza.

Costa Rica cuenta con una Ley General de VIH, un cuerpo legal que regula de forma específica la educación, la promoción de la salud, la prevención, el diagnostico, la vigilancia epidemiológica y la atención e investigación sobre el VIH. El país ha hecho importantes progresos en materia de VIH y, con el apoyo y financiamiento del Fondo Mundial, ha destacado en la respuesta a nivel de Centroamérica; sin embargo, estas deficiencias identificadas podrían debilitar el trabajo que las organizaciones de sociedad civil han venido trabajo para lograr las estrategias comunitarias orientadas a la prevención y atención de VIH.

“El Estado nos da la espalda y se quiere traer abajo todo lo que hemos venido realizando nosotras, la pandemia de COVID-19 hundió cada vez más a las mujeres trans en la pobreza extrema”, reclama Hernández.

En toda América Latina, los débiles sistemas de salud se han visto profundamente afectados por la pandemia de COVID-19. Desde las organizaciones con trabajo en VIH, continuamos exigiendo que se mantengan y restituyan los servicios en VIH para evitar un incremento sustancial de nuevos casos y la pérdida de vidas.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.