La fases de vacunación en Panamá se han divido en cuatro y se suponía que en la fase 2-2B se incluiría a todas las personas con alguna condición de salud crónica degenerativa. Sin embargo el Ministerio de Salud emitió un comunicado que señala que a las personas con VIH no se les podía vacunar debido a que, según los estudios de Pzifer, no contaban con suficiente evidencia del efecto en dicha población.

Luego de este comunicado, la Sociedad Civil Unificada en VIH hizo pública su inconformidad con la postura de la cartera de salud. Hizo referencia a la comunicación en positivo de ONUSIDA y de muchos activistas internacionales sobre la aplicación de la vacuna a personas con VIH.

Aun cuando el número de dosis recibidas en el país es baja, se requiere claridad del Plan de vacunación.

“Hasta el momento, se ha informado de 532 personas con VIH fueron incluidas en los estudios de las vacunas: Pfizer (196), Moderna (176) y Oxford/AstraZeneca (160), y se conocen datos de seguridad y eficacia en el estudio de Moderna específicos para personas con VIH (entre los que recibieron la vacuna ninguno desarrolló COVID-19). Otros estudios de vacunas para COVID-19 también han incluido a personas con VIH, entre ellos Jansen, Novavax y Sanofi/GSK, pero estos resultados aún no han sido reportados”, señala un documento oficial de la Secretaría de Salud de Chile que recoge una publicación de Aidsmap.

Por su parte, según recoge una nota del Grupo de Trabajo sobre el Tratamiento de VIH (gTt), el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, en una actualización reciente de sus recomendaciones frente a la COVID-19 para personas con el VIH, señala que todas las personas con el VIH deben recibir la vacuna frente a la COVID-19, sin importar el recuento de CD4 o la determinación de la carga viral.

A la fecha, entre enero y marzo, Panamá ha recibido seis remesas de vacunas producidas por Pfizer por un total de 241,657 dosis que han servico para inmunizar a igual número de personas con una dosis. Se espera, según datos oficiales, que la fase 2 inicie en quince días. Aunque no hay claridad respecto de si las personas con VIH serán beneficiadas.

Corresponsales Claves conversó con el doctor Eduardo Ortega Barría, asesor científico para el tema de las vacunas y que además es el secretario nacional de la Secretaria Nacional de Ciencias, Tecnología e Innovación, quien nos indicó que considera que las personas con VIH deben ser vacunadas. Nos indicó que los estudios de Moderna incluyeron un número significativo de personas con VIH y no han habidos resultados adversos.

En su opinión, sin embargo, considera que la persona debe tener una buena cantidad linfocitos y una carga viral indetectable para poderse vacunar, ya que si la cantidad de linfocitos es menor a 200, su sistema inmune pudiese no crear una buena inmunidad ante la COVID-19. Aunque esto se contradice con las recomendaciones de ONUSIDA que señalan que una débil protección es mejor que ninguna.

El experto ofreció todo el apoyo del panel asesor en el camino de la solicitud ante el Ministerio de Salud para que las personas con VIH sean vacunadas.

Ortega también compartió con Corresponsales Claves que varios “estudios clínicos han demostrado que la vacuna tiene perfiles de seguridad y eficacia similares en personas con diversas afecciones médicas subyacentes, incluidas aquellas que las ponen en mayor riesgo de COVID-19 grave. (…) Se recomienda la vacunación para personas con comorbilidades que se han identificado como un aumento del riesgo de COVID-19 grave”.

La directora ejecutiva de la Asociación Viviendo Positivamente, Dayra García, tuvo una conversación con el doctor Rigoberto Samaniego, coordinador de la clínica TARV del Hospital Santo Tomás y este le indicó que veían positivo la administración de la vacuna a sus pacientes. Sin embargo, otros directores regionales de salud han manifestado a los referentes de la Asociación Viviendo Positivamente que hasta que no exista un protocolo emitido por el Ministerio de Salud ellos no estarían aplicando la vacuna de la COVId-19 a las personas con VIH.

Finalmente, Darío García, referente de la Asociación Viviendo Positivamente en la provincia de Veragua y punto Focal de REDCA+, quien ha estado dando seguimiento a este tema con la doctora Lizeth Chang, coordinadora del Programa Nacional de ITS, VIH y Hepatitis Virales, obtuvo la siguiente respuesta de ella: “De acuerdo con la circular 002, redactada el 02 de febrero sobre los lineamientos de la Vacuna contra el COVID-19, la cual corrige la Circular N001/PAI/003/DE/007/DGSP-MS del 14 de enero del 2021, se señala que: la vacuna puede ser aplicada bajo prescripción médica.”

Los referentes de la Asociación Viviendo Positivamente y otras organizaciones de sociedad civil están analizando las acciones a seguir, incluso contemplan interponer una denuncia por vulneración al derecho a la salud ante la Defensoría del Pueblo, en caso se niegue el acceso a la vacunación. Desde ya, exigen claridad en la normativa emitida por el Ministerio de Salud.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.