La tuberculosis (TB) ha sido una de las enfermedades dejada de lado por muchas de las administraciones de salud en el país. Con la subvención del Fondo Mundial, que contaba con un componente de tuberculosis que se ejecutó entre los años de 2016 al 2018, se pudo evidenciar el repunte de nuevos casos de tuberculosis en áreas urbanas. Esto fue posible gracias al trabajo de los promotores de salud del MINSA que centraron la búsqueda de sintomáticos respiratorios en área que históricamente han reportado casos, las áreas urbanas y periurbanas. Las zonas más afectadas eran Panamá Metro, Colón, Panamá Oeste y la Comarca Ngäbe Buglé, en esta última se encontraron casos de reinfección. Esta situación encendió las alarmas de las autoridades de salud.

Para optimizar el diagnóstico, la subvención donó en total ocho equipos de GeneXpert al país; cuatro fueron a dependencias del Minsa, una al Centro penitenciario La Joyita y una a la Caja de Seguro Social; también donaron 59 kit de reactivos.

En 2020 se redujo significativamente la identificación de casos de tuberculosis.

Si bien es cierto, la subvención finalizó en el 2018, dejó el impulso para que hoy se esté dando el proceso de contratación de un Centro de Investigaciones o Empresa consultora para la realización del Estudio de Costos catastróficos total debido a la tuberculosis, la impresión de formularios de usos médicos y de los pacientes en el tema de TB y el proceso de cotización para la diagramación e impresión de la Norma de atención a tuberculosis multirresistente a los medicamentos. Asimismo, se está llevando a cabo el diplomado de la Norma de TB por parte de la Universidad Especializada de las Américas (UDELAS) para el MINSA y se esta trabajando en la organización de giras de seguimiento y M&E para del programa de TB.

También con la subvención del Fondo Mundial se elaboró por primera vez la “Estrategia multisectorial para la prevención y control de la TB en Panamá”, que catalizará todas las acciones tanto del MINSA, como del Seguro Social y la sociedad civil

Tuberculosis en números hoy

A solicitud de Corresponsales Claves el Programa Nacional de TB del Ministerio de Salud, dio a conocer los últimos datos estadísticas de los casos de TB. Con una población de 4 215 808 personas, en 2019 se reportaron 1,507 casos nuevos, de los cuales 855 fueron bacteriológicamente confirmados y 267 fueron diagnosticados con tuberculosis extra pulmonar (casos nuevos). Además, se reportaron 58 personas con recaídas.

Según los datos proporcionados por las autoridades las regiones con mayores caos incidentes son: la zona de Panamá Metro, con 437 casos, Panamá Oeste (168), la región de San Miguelito (147), Colon (123), Bocas del Toro (121 casos) y Panamá Este con 115 casos. Asimismo, se estima que la tasa de mortalidad por tuberculosis es de 4 por cada 100,000.

Panamá ha descubierto una cepa drogo resistente en la provincia de Colón y requiere de un estudio a nivel nacional para tener mayor certeza del tiempo que esta nueva cepa lleva circulando en el país.

Tuberculosis en medio de la pandemia.

En el 2020 se dio una alarmante baja en el diagnóstico de casos de tuberculosis, entre un 30 y 40%, lo que preocupó a las autoridades de salud. Esto se debió a la crisis sanitarias; las personas, por temor de contagiase, no buscaron la atención médica y prefirieron quedarse en sus casas, con el riesgo de contagio a sus familiares y a la comunidad. En respuesta a ello, se han activado los equipos de búsqueda de casos sintomáticos respiratorios en las comunidades más afectadas.

En la provincia de Colón, se han  detectado personas con una triple infección VIH, TB y COVID-19. Amador Goodrige, investigador en temas de tuberculosis, en conversación con Corresponsales Clave,  índico que estas personas fueron inicialmente tratadas primero por lo más grave que fue la COVID-19 y luego por la TB y el VIH.

Para las autoridades y la sociedad civil el panorama del 2020, a pesar del COVID-19, dejó cosas positivas, como la reactivación de la Organización Panameña anti Tuberculosis (OPAT), la primera organización que se creó en Panamá y que, por múltiples situaciones, había estado inactiva. Gracias al empuje de un grupo de investigadores, como Goodrige, se logró reactivarla  con una nueva mesa directiva.

Finalmente, Dayra García, directora ejecutiva de la Asociación Viviendo Positivamente, comentó que “desde la sociedad civil creemos que ya es tiempo de que los programas de TB, tanto del Ministerio de Salud, como de la Caja de Seguro Social, comiencen a articular sus acciones y estrategias sin dejar de lado el trabajo que, desde la sociedad civil, se viene realizando.  Es necesario también involucrar a  las agencias de cooperación multilaterales y bilaterales y buscar aliados no tradicionales para que todos, en conjunto con un monitoreo constante, podamos ponerle fin a la TB”.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.