Es un debate abierto. La lactancia materna en mujeres con VIH oscila entre la criminalización y el estigma, la evidencia científica que indicaría que es una práctica no aconsejable por el riesgo de infección a los bebés y el derecho de las mujeres de tomar una decisión informada y con el debido acompañamiento médico, tanto si desean amamantar como no hacerlo, en un marco de respeto a su situación, recursos, pertenencia a pueblos indígenas e historia de vida.

Esa fue parte de la discusión que tuvo lugar en un webinario organizado por Corresponsales Clave y el International Council of Women, ICW Latina, denominado: Lactancia materna y VIH en el marco de Indetectable = Intransmisible (I=I), que tuvo como panelistas a la infectóloga chilena Claudia Cortés de la Sociedad Internacional de Sida (IAS), a la directora ejecutiva de ONUSIDA Latina, pediatra Alejandra Corao, a Alejandra Trossero, representante de UNICEF en Panamá, y a Mariana Iácono, referente de ICW Latina en Argentina.

Si bien el concepto de Indetectable=Intransmisible no es extrapolable a la lactancia materna, sirvió para alentar la discusión entre las participantes del webinario.

La infectóloga Claudia Cortés, en base a la evidencia disponible, manifestó que, en el caso de madres con VIH, con acceso a agua potable y a fórmula láctea asegurada por un mínimo de seis meses, lo recomendable es que no den lactancia materna y la reemplacen por el biberón, debido a que, aunque estén en tratamiento antirretroviral y con carga viral indetectable, existe el riesgo que puedan transmitir la infección a sus bebés a través de la leche.

Agregó que esta sugerencia cambia cuando las madres no tienen acceso a agua potable ni pueden asegurar la higiene en la preparación de las fórmulas, debido a que este contexto, que se da en situación de pobreza o de ruralidad, pone a las niñas y niños en un mayor riesgo de morir a causa de enfermedades como la diarrea.

Por su parte, Alejandra Corao, de ONUSIDA Latina, en vista de los mismos antecedentes, recalcó que el riesgo de transmisión de VIH por lactancia materna es de un 1 por ciento si la mujer está en tratamiento antirretroviral y de un 30 por ciento, cuando no lo está. Por lo mismo, enfatizó que si las madres con VIH no pueden acceder a fórmulas o no tienen las condiciones necesarias para prepararlas, deben optar por el amamantamiento.

Para Alejandra Tossero, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), es importante poner la lactancia materna en el contexto de inequidades de América Latina y el Caribe, en donde la cobertura de tratamiento antirretroviral (TAR) durante el embarazo es del 77 por ciento, el 20 por ciento de las mujeres no recibe atención para prevenir la transmisión vertical durante el parto y solo el 46 por ciento de los bebés y niños tiene acceso al TAR.

Dijo que, si a esto se suma las enormes desigualdades entre las zonas urbanas y rurales, en el acceso a servicios de salud o a agua potable, como también a la pobreza y la marginalidad, no hay fórmulas mágicas. Por lo mismo, afirmó que se debe respetar la autonomía de las mujeres con VIH para que tomen una decisión de forma segura: Con acceso a medicamentos de última generación, a toda la información disponible, con reducción del daño y de la inequidad, y con una relación horizontal con los equipos médicos, especialmente, con los infectólogos.

Alejandra Corao, de ONUSIDA Latina, entregó algunas recomendaciones para las madres con VIH que deciden dar lactancia materna a sus bebés.

Las tres panelistas alertaron, asimismo, sobre la criminalización, como en el caso de Canadá que tiene legislación al respecto, de las mujeres con VIH que deciden amamantar a sus hijos.

En vista de estos antecedentes y de las vivencias de las mujeres con VIH en las últimas décadas, Mariana Iácono de ICW Latina, perfiló algunas líneas de acción respecto a la lactancia materna: Asegurar la cobertura de agua potable y la disponibilidad de fórmulas lácteas por el lapso que requieran los bebés, exigir protocolos diferenciados para las distintas poblaciones, alentar una adecuada formación de los médicos infectólogos para que sus decisiones no estén determinadas por objeción de conciencia, ni religión; monitorear el índice de estigma de las mujeres que deciden no amamantar y poner a disposición de las mujeres toda la información para que decidan libremente amamantar o no hacerlo.

Finalmente, entre los aportes de las mujeres asistentes al webinario surgió la necesidad de potenciar los bancos de leche materna de los hospitales, en todos los países de la región, para que los bebés de madres con VIH puedan acceder a esta alimentación y no solo aquellos prematuros. Lo anterior por todos los beneficios que la leche materna tiene para la salud y el desarrollo de las niñas y niños.

Puede ver el video del Webinario en el siguiente vínculo: https://www.youtube.com/watch?v=xNQM7F4cuNY

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.