Noticias

19 de octubre | 2017

Que nuestros gobiernos compren servicios de las organizaciones de la sociedad civil para realizar parte del trabajo de la respuesta al VIH, lo que se conoce como contratación social, puede ser una forma de lograr que las organizaciones prestadoras de servicios sigan abiertas, pero está lejos de ser una intervención significativa para la sostenibilidad de la respuesta.

Por: Javier Hourcade Bellocq