Noticias

7 de noviembre | 2014

Aun cuando Paraguay tiene una epidemia concentrada en personas trans, hombres gay y trabajadoras sexuales, el más grande establecimiento de salud que atiende a los empleados dependientes, ha restringido las pruebas solo para las mujeres embarazadas y donantes de sangre. Desde las organizaciones de sociedad civil se busca cubrir la brecha en la atención.

Por: Adolfo Ruiz Ferreira