Noticias

11 de diciembre | 2016

Para las personas usuarias de drogas con VIH cada día es un desafío, enfrentar las barreras sociales del doble estigma y la discriminación vinculada a su condición generan estrés, depresión y ansiedad. En ese contexto, algunas organizaciones apuestan por la atención a este grupo tan marginalizado.

Por: Miranda Suero