Noticias

26 de enero | 2019

Editorial.- En los últimos años, el movimiento de personas con VIH se ha transformado en una especie en extinción. Salvando muchas loables excepciones, los activistas se convirtieron en subreceptores o meros prestadores de servicio sin agenda política y social.

Por: Javier Hourcade Bellocq